Tag Archive: transgenicos


Idilio Mendez Grimaldi
ea.com
mar, 26 jun 2012 06:21 CDT

© TelesurTV.net
El parlamento a favor del juicio político.

Este artículo fue escrito unas horas antes del derrocamiento de Fernando Lugo en Paraguay. Idilio Méndez explica las claves detrás del complot político en un país acosado por la agroindustria y con una clase política al servicio de sus intereses.

án detrás de esta trama tan siniestra? Los propulsores de una ideología que promueven el máximo beneficio económico a cualquier precio y cuanto más, mejor, ahora y en el futuro.

El viernes 15 de junio de 2012, un grupo de policías que iba a cumplir una orden de desalojo en el departamento de Canindeyú en la frontera con Brasil, fue emboscado por francotiradores, mezclados con campesinos que reclamaban tierras para sobrevivir. La orden fue dada por un juez y una fiscala para proteger a un latifundista. Como resultado se tuvo 17 muertos; 6 policías y 11 campesinos y decenas de heridos graves. Las consecuencias: El laxo y timorato gobierno de Fernando Lugo quedó con debilidad ascendente y extrema, cada vez más derechizado, a punto de ser llevado a juicio político por un Congreso dominado por la derecha; duro revés a la izquierda, a las organizaciones sociales y campesinas, acusadas por la oligarquía terrateniente de instigar a los campesinos; avance del agronegocio extractivista de manos de las transnacionales como Monsanto, mediante la persecución a los campesinos y el arrebato de sus tierras y, finalmente, la instalación de una cómoda platea para la los oligarcas y los partidos de derecha para su retorno triunfal en las elecciones de 2013 al Poder Ejecutivo.

El 21 de octubre de 2011, el Ministerio de Agricultura y Ganadería, dirigido por el liberal Enzo Cardozo, liberó ilegalmente la semilla de algodón transgénico Bollgard BT de la compañía norteamericana de biotecnología Monsanto, para su siembra comercial en Paraguay. Las protestas campesinas y de organizaciones ambientalistas no se dejaron esperar. El gen de este algodón está mezclado con el gen del Bacillus Thurigensis, una bacteria tóxica que mata a algunas plagas del algodón, como las larvas del picudo, un coleóptero que oviposita en el capullo del textil.

El Servicio de Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas, SENAVE, otra institución del Estado paraguayo, dirigido por Miguel Lovera, no inscribió dicha semilla transgénica en los registros de cultivares, por carecer de los dictámenes del Ministerio de Salud y de la Secretaría del Ambiente, tal como exige la legislación.

Campaña mediática

Durante los meses posteriores, Monsanto, a través de la Unión de Gremios de Producción, UGP, estrechamente ligada al Grupo Zuccolillo, que publica el diario ABC Colorarremetió contra SENAVE y su presidente por no inscribir la semilla transgénica de Monsanto para su uso comercial en todo el país.

La cuenta regresiva decisiva pareció haberse dado con una nueva denuncia por parte de una seudosindicalista del SENAVE, de nombre Silvia Martínez, quien acusó el 7 de junio pasado a Lovera de corrupción y nepotismo en la institución que dirige, a través de ABC Color. Martínez es esposa de Roberto Cáceres, representante técnico de varias empresas agrícolas, entre ellas Agrosán, recientemente adquirida por 120 millones de dólares por Syngenta, otra transnacional, todas socias de la UGP.

Al día siguiente, viernes 8 de junio, la UGP publica en ABC a seis columnas: “Los 12 argumentos para destituir a Lovera” (1). Estos presuntos argumentos fueron presentados al vicepresidente de la República, correligionario del ministro de Agricultura, el liberal Federico Franco, quien en ese momento se desempeñaba como presidente de Paraguay en ausencia de Lugo, de viaje por Asia.

El viernes 15 del corriente mes, en ocasión a una exposición anual organizada por el Ministerio de Agricultura y Ganadería, el ministro Enzo Cardozo dejo escapar un comentario ante la prensa que un supuesto grupo de inversores de la India, del sector de los agroquímicos, canceló un proyecto de inversión en Paraguay por la presunta corrupción en SENAVE. Nunca aclaro de qué grupo se trataba. En esas horas de aquel día se registraban los trágicos sucesos de Curuguaty.

En el marco de esta exposición preparada por el citado ministerio, la transnacional Monsanto presentó otra variedad de algodón, doblemente transgénico: BT y RR o Resistente al Roundup, un herbicida fabricado y patentado por Monsanto. La pretensión de la transnacional norteamericana es la inscripción en Paraguay de esta semilla transgénica, tal como ya ocurrió en la Argentina y otros países del mundo.

Previamente a estos hechos, el diario ABC Color denunció sistemáticamente por presuntos hechos de corrupción a la ministra de Salud, Esperanza Martínez y al ministro del Ambiente, Oscar Rivas, dos funcionarios que no dieron su dictamen favorable a Monsanto.
Monsanto facturó el año pasado 30 millones de dólares, libre de impuestos, (porque no declara esta parte de su renta) solamente en concepto de royalties por el uso de semillas transgénicas de soja en Paraguay. Independiente, Monsanto factura por la venta de las semillas transgénicas. Toda la soja cultivada es transgénica en una extensión cercana a los tres millones de hectáreas, con una producción en torno a los 7 millones de toneladas en el 2010.

Por otro lado, en la Cámara de Diputados ya se aprobó en general el proyecto de Ley de Bioseguridad, que contempla crear una dirección de bioseguridad a cargo del Ministerio de Agricultura, con amplia potestad para la aprobación para su cultivo comercial de todas las semillas transgénicas, ya sean de soja, maíz, arroz, algodón y algunas hortalizas. Este proyecto de ley contempla la eliminación de la Comisión de Bioseguridad actual, que es un ente colegiado de funcionarios técnicos del Estado paraguayo.

En tanto transcurrían todos estos acontecimientos, la UGP viene preparando un acto de protesta nacional contra el gobierno de Fernando Lugo para el 25 de junio próximo. Se trata de una manifestación con maquinarias agrícolas, cerrando medias calzadas de las rutas en distintos puntos del país. Una de las reivindicaciones del denominado “tractorazo” es la destitución de Miguel Lovera del SENAVE, así como la liberalización de todas las semillas transgénicas para su cultivo comercial.

Las conexiones

La UGP está dirigida por Héctor Cristaldo, apoyado por otros apóstoles como Ramón Sánchez – quien tiene negocios con el sector de los agroquímicos – entre otros agentes de las transnacionales del agronegocio. Cristaldo integra el staff de varias empresas del Grupo Zuccolillo, cuyo principal accionista es Aldo Zuccolillo, director propietario del diario ABC Color desde su fundación bajo el régimen de Stroessner, en 1967. Zuccolillo es dirigente de la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP.

El Grupo Zuccolillo es socio principal en Paraguay de Cargill, una de las transnacionales más grandes del agronegocio en el mundo. La sociedad construyó uno de los puertos graneleros más importante del Paraguay, denominado Puerto Unión, a 500 metros de la toma de agua de la empresa aguatera del Estado paraguayo, sobre el Río Paraguay, sin ninguna restricción.

Las transnacionales del agronegocio en Paraguay prácticamente no pagan impuestos, mediante la férrea protección que tienen en el Congreso, dominado por la derecha. La presión tributaria en Paraguay es apenas del 13% sobre el PIB. El 60 % del impuesto recaudado por el Estado paraguayo es el Impuesto al Valor Agregado, IVA. Los latifundistas no pagan impuestos. El impuesto Inmobiliario representa apenas el 0,04% de la presión tributaria, unos 5 millones de dólares, según un estudio del Banco Mundial (2) aún cuando el agronegocio produce rentas en torno al 30 % del PIB, que representan unos 6.000 millones de dólares anuales.

Paraguay es uno de los países más desiguales del mundo. El 85 por ciento de las tierras, unas 30 millones de hectáreas, está en manos del 2 por ciento de propietarios (3) que se dedican a la producción meramente extractivista o en el peor de los casos a la especulación sobre la tierra.

La mayoría de estos oligarcas poseen mansiones en Punta del Este o Miami y tienen estrechas relaciones con las transnacionales del sector financiero, que guardan sus bienes mal habidos en los paraísos fiscales o le facilitan inversiones en el extranjero. Todos ellos, de alguna u otra manera, están ligados al agronegocio y dominan el espectro político nacional, con amplias influencias en los tres poderes del Estado. Allí reina la UGP, apoyada por las transnacionales del sector financiero y del agronegocio.

Los hechos de Curuguaty

Curuguaty es una ciudad ubicada al este de la Región Oriental del Paraguay, a unos 200 km de Asunción, capital del Paraguay. A unos kilómetros de Curuguaty se halla la estancia Morombí, propiedad del terrateniente Blas Riquelme, con más de 70 mil hectáreas en ese lugar. Riquelme proviene de la entraña de la dictadura de Stroessner (1954-1989) bajo cuyo régimen amasó una inmensa fortuna, aliado al general Andrés Rodríguez, quien ejecutó el golpe de Estado que derrocó al dictador Stroessner. Riquelme, que fue presidente del Partido Colorado por muchos años y senador de la República, dueño de varios supermercados y establecimientos ganaderos, se apropió mediante subterfugios legales de unas 2.000 hectáreas, aproximadamente, que pertenecen al Estado paraguayo.

Esta parcela fue ocupada por los campesinos sin tierras que venían solicitando al gobierno de Fernando Lugo su distribución. Un juez y una fiscala ordenaron el desalojo de los campesinos, a través del Grupo Especial de Operaciones, GEO, de la Policía Nacional, cuyos miembros de élite en su mayoría fueron entrenados en Colombia, bajo el gobierno de Uribe, para la lucha contrainsurgente.

Sólo un sabotaje interno dentro de los cuadros de inteligencia de la Policía, con la complicidad de la Fiscalía, explica la emboscada, en la cual murieron 6 policías. No se comprende cómo policías altamente entrenados, en el marco del Plan Colombia, pudieron caer fácilmente en una supuesta trampa tendida por campesinos, como quiere hacer creer la prensa dominada por los oligarcas. Sus camaradas reaccionaron y acribillaron a los campesinos, matando a 11, quedando unos 50 heridos. Entre los policías muertos estaba el jefe del GEO, comisario Erven Lovera, hermano del teniente coronel Alcides Lovera, jefe de seguridad del presidente Lugo.

El plan consiste en criminalizar, llevar hasta el odio extremo, a todas las organizaciones campesinas, para empujar a los campesinos a abandonar el campo para el uso exclusivo del agronegocio. Es un proceso lento, doloroso, de descampesinización del campo paraguayo, que atenta directamente contra la soberanía alimentaria, la cultura alimentaria del pueblo paraguayo, por ser los campesinos productores y recreadores ancestrales de toda la cultura guaraní.

Tanto la Fiscalía o Ministerio Público, como el Poder Judicial y la Policía Nacional, así como diversos organismos del Estado paraguayo, están controlados mediante convenios de cooperación por USAID, la agencia de cooperación de los Estados Unidos.

El asesinato del hermano del jefe de seguridad del presidente de la República obviamente es un mensaje directo a Fernando Lugo, cuya cabeza sería el próximo objetivo, probablemente a través de un juicio político, quien derechizó más su gobierno tratando de calmar a los oligarcas. Lo ocurrido en Curuguaty tumbó a Carlos Filizzola del Ministerio del Interior y fue nombrado en su reemplazo a Rubén Candia Amarilla, proveniente del opositor Partido Colorado, al cual Lugo lo derrotó en las urnas en el 2008, luego de 60 años de dictadura colorada, incluyendo la tiranía de Alfredo Stroessner.

Candia fue ministro de Justicia del gobierno colorado de Nicanor Duarte (2003-2008) y se desempeñó como fiscal general del Estado por un periodo, hasta el año pasado, cuando fue reemplazado por otro colorado, Javier Díaz Verón, a instancia del propio Lugo. Candia es acusado de haber promovido la represión a dirigentes de organizaciones campesinas y de movimientos populares. Su nominación a Fiscal General del Estado en el 2005 fue aprobado por el entonces embajador de los Estados Unidos, Jhon F. Keen. Candia fue responsable de un mayor control por parte de USAID del Ministerio Público y fue acusado en los inicios de su gobierno por Fernando Lugo de conspirar en su contra para quitarlo del gobierno.

Tras asumir como el ministro político de Lugo, lo primero que anunció Candia fue la eliminación del protocolo de diálogo con los campesinos que invaden propiedades. El mensaje es que no habrá conversación, sino simplemente la aplicación de la ley, lo que significa emplear la fuerza policial represiva sin contemplación.

Dos días después de asumir Candia Amarilla, los miembros de la UGP, encabezado por Héctor Cristaldo, ya visitaron al flamante ministro del Interior, a quien solicitaron garantías para la realización del denominado tractorazo. Sin embargo, Cristaldo dijo que la medida de fuerza puede ser suspendida en caso de nuevas señales favorables para la UGP (léase liberación de las semillas transgénicas de Monsanto, destitución de Lovera y otros ministros, entre otras ventajas para el gran capital y los oligarcas) derechizando aun más el gobierno.
Cristaldo es precandidato a diputado para las elecciones de 2013 por un movimiento interno del Partido Colorado, liderado por Horacio Cartes, un empresario investigado en el pasado reciente por Estados Unidos por lavado de dinero y narcotráfico, según el propio diario ABC Color, que se hizo eco de varios cables del Departamento de Estado de USA, publicado por WikiLeaks, entre ellos uno que aludía directamente a Cartes, el 15 de noviembre de 2011.

Juicio político a Lugo

En las últimas horas, mientras se redactaba esta crónica, la UGP, (4) algunos integrantes del Partido Colorado y los propios integrantes del Partido Liberal Radical Auténtico, PLRA, dirigido por el senador Blas Llano y aliado del gobierno, amenazan con un juicio político Fernando Lugo para destituirlo como presidente de la República del Paraguay.

Lugo depende del humor de los colorados para seguir como presidente de la República, así como de sus aliados liberales, que ahora lo amenazan con juicio político, con seguridad buscando más espacios de poder (dinero) como prenda de paz. El Partido Colorado, aliado a otros partidos minoritarios de la oposición, tiene la mayoría necesaria como para destituir al presidente de sus funciones.

Quizás se esperan “las señales favorables” de Lugo que la UGP – en nombre de la Monsanto, la patria financiera y los oligarcas – está exigiendo al gobierno. Caso contrario, se estaría pasando a una siguiente fase de los planes de copamiento de este gobierno que nació como progresista y lentamente va terminando como conservador, controlado por los poderes fácticos.

Entre algunos de sus haberes, Lugo es responsable de la aprobación de la Ley Antiterrorista, propiciada por Estados Unidos en todo el mundo después del 11 S. Autorizó en 2010 la implementación de la Iniciativa Zona Norte, consistente en la instalación y despliegue de tropas y civiles norteamericanos en el norte de la Región Oriental – en las narices del Brasil – supuestamente para desarrollar actividades a favor de las comunidades campesinas.

El Frente Guazú, coalición de las izquierdas que apoya a Lugo, no logra unificar su discurso, y sus integrantes pierden la perspectiva en el análisis del poder real, cayendo en los juegos electoralistas inmediatistas. Infiltrados por USAID, muchos integrantes del Frente Guazú que participan en la administración del Estado, sucumben ante los cantos de sirena del consumismo galopante del neoliberalismo. Se corrompen hasta los tuétanos y en la práctica se convierten en émulos vanidosos de engreídos ricos que integraban los recientes gobiernos del derechista Partido Colorado.

Curuguaty también engloba un mensaje para la región, especialmente para Brasil, en cuya frontera se producen estos hechos sangrientos, claramente dirigidos por los amos de la guerra, cuyos teatros de operaciones se pueden observar en Irak, Libia, Afganistán y ahora Siria. Brasil está construyendo hegemonía mundial junto a Rusia, India y China, denominado BRIC. Sin embargo, Estados Unidos no ceja en su poder de persuasión al gigante de Sudamérica. Ya está en marcha el nuevo eje comercial integrado por México, Panamá, Colombia, Perú y Chile. Es un muro de contención a los deseos expansionistas del Brasil hacia el Pacífico.

Mientras, Washington sigue con su ofensiva diplomática en Brasilia, tratando de convencer al gobierno de Dilma Rousseff a estrechar vínculos comerciales, tecnológicos y militares. Entre tanto, la IV Flota de los Estados Unidos, reactivada hace unos años después de estar fuera de servicio apenas culminó la Segunda Guerra Mundial, vigila todo el Atlántico Sur, en carácter de otro cerco al Brasil por si no comprendiese la persuasión diplomática.

Y Paraguay es un país en disputa entre ambos países hegemónicos, dominado aun ampliamente por USA. Por eso lo de Curuguaty es también una pequeña señal para Brasil, en el sentido que el Paraguay puede convertirse en un polvorín que quebrantará el desarrollo del suroeste del Brasil.

Pero por sobre todo, los muertos de Curuguaty es una señal del capital, del gran capital, del extractivismo expoliador, que asuela el Planeta y aplasta la vida en todos los rincones de la Tierra en nombre de la civilización y el desarrollo. Por fortuna, los pueblos del mundo también van dando respuestas a estas señales de la muerte, con señales de resistencia, con señales de dignidad y de respeto a todas formas de vida en el Planeta.

Fuentes:

1http://www.abc.com.py/edicion-impresa/economia/presentan-12-argumentos-para – destituir-a – lovera-411495.html
2– Documento del Banco Mundial. Paraguay. Impuesto Inmobiliario: Herramienta clave para la descentralización fiscal y el mejor uso de la tierra. Volumen I: Informe principal. 2007.
3– Censo Agropecuario Nacional 2008.
4http://www.abc.com.py/edicion-impresa/politica/productores-se-ratifican-en-juicio-politico-416196.html

Anuncios

Cables filtrados por WikiLeaks revelan la ofensiva de amplio alcance que el gobierno de Estados Unidos implementó en Europa para favorecer el cultivo de alimentos transgénicos.

De acuerdo con uno de los cables diplomáticos recientemente hecho público por WikiLeaks, la embajada de Estados Unidos en París recomendó a su gobierno iniciar una ofensiva comercial contra los países de la Unión Europea que se negaran a apoyar los cultivos de alimentos genéticamente modificados.

Lo anterior a causa de la prohibición que el gobierno francés impusiera sobre una de las variedads de maíz producidas por Monsanto, el gigante de los transgénicos, hacia finales de 2007. Entonces Craig Stapleto, a la sazón representante de EE. UU. en Francia, pidió a sus superiores que penalizaran a todos aquellos países que se opusieran a estos cultivos.

La representación del país en París recomienda que calibremos una lista de objetivos susceptibles de represalias que cause algo de dolor en la Unión Europea dado que esta es una responsabilidad colectiva, pero que también se enfoque en algunos de los peores culpables.

Esta lista debería ser mesurada más que despiadada y debe sostenerse a largo plazo, pues no esperamos una victoria inmediata. En cuanto a las represalias, aclararemos que el proyecto actual tiene costos reales para los intereses de la UE y podría ayudar a fortalecer opiniones europeas a favor de la biotecnología

En esos términos se expresó Stapleton, amigo y socio del entonces presidente George Bush.

Esta estrategia, sin embargo, no fue exclusiva de dicho momento, pues otros embajadores hicieron recomendaciones similares con respecto a otros gobiernos o dirigentes que opinaron en contra de los cultivos transgénicos. Al Vaticano, por ejemplo, en vista de que muchos obispos en varios lugares del mundo, sobre todo los residentes en países subdesarrollados, se expresaban vehementemente contra los transgénicos, el gobierno estadounidense presionó a los consejeros del Papa para corregir esta situación y que el Vaticano se dijera abiertamente a favor de los alimentos transgénicos.

Existe la oportunidad de presionar sobre el asunto con el Vaticano y a su vez influenciar un amplio segmento de población en Europa y los países en desarrollo

Igualmente se reveló que el gobierno español trabajó codo a codo con el estadounidense para evitar que la Unión Europea endureciera las leyes sobre biotecnología: “Si España cae, le seguirá el resto de Europa”, dice el cable.

Así las cosas, estas filtraciones dejan ver las maniobras amplias, no siempre diplomáticas en el sentido tradicional del término, que el gobierno de Estados Unidos, al menos en la administración de George W. Bush, implementó para beneficiar el cultivo de transgénicos sin importar, al parecer, nada más que los negocios y las ganancias de los más involucrados.

© Desconocido

En la actualidad, las gigantescas corporaciones Merck y Monsanto pueden ser muy probablemente dos de las empresas de mayor impacto para la salud en nuestro mundo.

Desafortunadamente para toda la población mundial, la forma en la que estas dos mega corporaciones impactan tu salud es mucho menos que benévola. Aunque muchas grandes empresas están plagadas de engaño y corrupción, estas dos compañías son las dos máximas candidatas al gran premio a la peor compañía.

A pesar de que sus mensajes parezcan útiles y prometedores, ¿benefician realmente a la humanidad de algún modo? Puede que haya llegado el momento de reevaluar su lugar en la sociedad y nuestro mundo.

Echemos un vistazo a lo que ambas compañías declaran tener como misión, así como a sus compromisos con “la mejora de la salud” y ayudar al mundo.

Vacunas hechas para ti por Merck

Desde el desarrollo de nuevas terapias que tratan y previenen la enfermedad hasta ayudar a las personas que lo necesitan, estamos comprometidos con la mejora de la salud y bienestar por todo el mundo.

Nuestra Visión es marcar la diferencia en las vidas de las personas globalmente a través de nuestras innovadoras medicinas, vacunas, terapias biológicas, salud del consumidor y productos animales. Aspiramos a ser la mejor compañía del mundo en el área de la salud y estamos entregados a proporcionar innovaciones punteras y soluciones para el mañana.

Hemos hecho que nuestra misión sea la de de proporcionar productos y servicios innovadores y carecterísticos que salven y mejoren vidas y que satisfagan las necesidades de los clientes, ser reconocidos como un gran lugar en el que trabajar, y proporcionar a los inversores una execelente tasa de retorno.

Merck ha sido foco de atención recientemente gracias a su controvertida vacuna Gardasil contra el VPH. La vacuna Gardasil tiene unacronología muy cuestionable, plagada de corrupción y efectos secundarios devastadores. Terriblemente, la vacuna contra el VPH condujo a3.589 reacciones dañinas y 16 muertes sólo entre Mayo de 2009 y Septiembre de 2010. De las 3.589 reacciones adversas, muchas fueron debilitantes. La incapacidad permanente fue el resultado en 213 de los casos; 25 resultaron en el diagnóstico del Síndrome de Guillain-Barre; hubo otros 789 “graves” reportes según documentos de la FDA. Para añadir más leña al fuego, en California se aprobó una ley haríaobliglatoria la vacunación de Gardasil y hepatitis B en niños de edades tan cortas como 12 años – sin el consentimiento paternal.

Incluso más sorprendente aún es el hecho de que ha sido precisado que Merck sobornó para que se aprobara la ley Gardasil de California, dando incentivos financieros a legisladores clave para conseguir que la ley avanzara. Pero parece como si esta información no detuviera a los consumidores de adquirir la vacuna. Merck informa de un importante aumento en sus beneficios del tercer trimestre debido en parte a la fuerte escalada en las ventas de su vacuna Gardasil relacionada con muertes – de hasta un 41% hasta los 445 millones de dólares, gracias al apoyo gubernamental y a una serie de exitosas aunque engañosas campañas de publicidad dirigidas a padres confiados y niños. Más aún, la alternativa al Gardasil de Merck, Cervarix, parece ser igual de peligrosa.

Por supuesto Merck fabrica muchas otras vacunas además de gardasil. El peligro tras estas vacunas no disminuye, en cualquier caso, ya que casi todas las vacunas contienen químicos tóxicos como aluminio, formaldehído, tritón X-100, timerosal, y plomo, por nombrar algunos. Con las vacunas provocando convulsiones, enfermedades asesinas del sistema nervioso, desórdenes del sistema inmunológico, y parálisis, tienes que preguntarte a ti mismo: ¿Está esta empresa cuyo objetivo son los beneficios, responsable de tantas muertes inducidas por las vacunas, realmente centrada en mejorar nuestra sociedad y nuestro mundo?

Alimentos Genéticamente Modificados fabricados para ti por Monsanto

La falsa misión de Mosanto se construye alrededor de un concepto: Monsanto contribuye al cultivo y agricultura de un modo tan grande que todos los demás se benefician. La compañía parece pensar que a través de la siembra de semillasgenéticamente modificadas y rociar las cosechas con su pesticida más vendido, Roundup, la sociedad así como el medioambiente se benefician. ¿Pero están contribuyendo realmente a nuestra sociedad y el mundo en conjunto?

Bueno, la revista Forbes parece que así lo piensa. En 2009, la popular revista honró a la compañía al declarar a Monstanto empresa del año.Parece que a pesar de que la manipulación genética de nuestra comida puede ser perjudicial para nuestra salud, Forbes aún sigue siendo un gran fan del gigante de la biotecnología Monsanto. Sin embargo mientras Forbes sigue honrando a la compañía, países como Hungría y Perú se están plantando contra la “monopolizadora”, destructora-de-la-salud Monsanto, con la destrucción de 100 acres de maizal sembrado con semillas genéticamente modificadas y estableciendo una prohibición de 10 años de todos alimentos genéticamente modificados.

Las cosechas genéticamente modificadas de Monsanto no sólo se ha demostrado que provocan problemas de hígado y riñón así como unimpacto negativo en la fertilidad (~4:00), sino que también están interfiriendo de manera creciente con la capacidad de los agricultores orgánicos para cultivar cosechas 100% orgánicas. Las semillas genéticamente modificadas son transportadas por el aire y aterrizan en granjas orgánicas, lo que hace que los alimentos modificados genéticamente, ahora casi sin etiquetar, sean incluso más difíciles de localizar con exactitud. Estas semillas genéticamente modificadas son creadas a menudo para resistir al pesticida más popular de Monsanto, Roundup, que no sólo daña el suelo de cultivo, sino que también conduce a la aparición de malas hierbas super resistentes. A pesar de estos hechos, Monsanto podría tener pronto la capacidad de realizar sus propios experimentossobre sus productos genéticamente modificados, como parte de un experimento de dos años de la USDA. Nada positivo puede salir del hecho de que una mega-corporación decida si sus productos provocan daños medioambientales, especialmente cuando se necesitan más décadas para ver el verdadero impacto que los alimentos genéticamente modificados tienen sobre el planeta.

dom, 21 ago 2011

© Desconocido

En los últimos 15 años, una lista de cinco mega corporaciones biotecnológicas – Monsanto, Syngenta, Bayer, Dow y DuPont – compraron más de 200 otras empresas, lo que les permite dominar y controlar las semillas. Este atropello imparable ha sido tan dramático que cada vez es más difícil para los agricultores buscar alternativas. Como resultado, por ejemplo, en los EE.UU., el 90 por ciento de la soja es un producto genéticamente modificado, y muchos agricultores convencionales tienen problemas para obtener semillas naturales.

De acuerdo a The Ecologist: “… Una solución para restringir el control podría se mediante la prohibición de la concesión de patentes sobre semillas, plantas y genes. Una patente otorga a una empresa derechos exclusivos para vender y desarrollar un nuevo invento. En el caso preciso de patentes sobre plantas y genes, se garantiza que estas corporaciones sean monopolios temporales y se prohíbe a los agricultores guardar semillas“.

Fuentes:
The Ecologist 07 de octubre 2010 
Grist 20 de octubre 2010

Comentarios Dr. Mercola:

En la actualidad, tan sólo cinco compañías – empresas de biotecnología – son dueñas de casi todas las semillas del mundo. Las enormes ramificaciones de esta situación deberían ser bastante obvias.

Las semillas transgenicas -Genéticamente modificadas- (GM), especialmente de maíz y soja, se esparcen en muchas áreas del mundo eliminando el uso de semillas convencionales y su “herencia”, y las antiguas prácticas de agricultura sostenible que producían alimentos sanos.

Por ejemplo, en los EE.UU., desde el año 2009, los cultivos de soja genéticamente modificados (GM) representan el 91 por ciento del mercado de soja. Mientras tanto, el 100 por ciento del maíz es GM, así como el 88 por ciento del algodón.

Muchos fanáticos pro-transgénicos argumentan que los cultivos genéticamente modificados (GM) son superiores a los cultivos naturales-tradicionales, pero la evidencia de lo contrario está a nuestro alrededor.

Cinco gigantes de la biotecnología controlan hoy el mercado mundial de semillas

La ilustración de abajo, proporcionada por The Ecologist, enseña cómo las cinco mega corporaciones biotecnológicas engulleron a otras compañías de semillas, grandes y pequeñas por igual, en todo el mundo, y con Monsanto claramente a la cabeza.

© The Ecologist

Desde la década de 1980, Monsanto se convirtió en el líder mundial de modificación genética de semillas y es dueña de al menos 674 patentes de biotecnología. Esto es más que cualquier otra compañía.

Algo que no debería sorprender a nadie, teniendo en cuenta que la corporación invierte más de 2 millones de dolares por día en investigación y desarrollo.

Sin embargo, Monsanto no sólo se dedica a patentar sus propias semillas transgénicas. También tiene tenido éxito patentando una gran cantidad de semillas para cultivos naturales.

En esencia, Monsanto está patentando formas de vida. Un hecho único en la historia humana. Y lo hace sin un solo voto de aprobación, ni de la gente ni del Congreso de EEUU, ni de gobiernos de naciones extranjeras.

© Rel-UITA

Al hacer esto, la Corporación Monsanto se convirtió en la única propietaria de muchas de las semillas que son básicas para el suministro mundial de alimentos …

Hoy, la biotecnológica norteamericana se encuentra en una posición de enorme poder sobre la humanidad, un poder que ninguna empresa privada (con ánimos de lucro) debería poseer.

Los otros pesos pesados ​​son Syngenta, Bayer, Dow y DuPont.

Combinados, adquirieron más de 200 compañías de semillas en los últimos 15 años. Y juntos, no sólo amenazan la continuidad de las prácticas agrícolas sostenibles y renovables. El monopolio de estas bestiales compañías sobre el suministro de alimentos, amenaza la salud de cada persona en el planeta.

El impacto de los monopolios de semillas GM

Los agricultores se ven obligados a utilizar semillas transgénicas, simplemente porque no hay fuentes alternativas. El efecto de esto es la perdida total de la agricultura renovable – la vieja práctica del ahorro y la resiembra de semillas de una cosecha a otra.

Como menciona en The Ecologist, una solución a este creciente problema sería hacer prohibir el uso de patentes sobre semillas, plantas y genes. Por el momento, cada semilla GM está patentado y es vendida bajo derechos exclusivos. Por lo tanto, los agricultores deben volver a comprar las semillas GM cada año, ya que ahorrar semillas es considerado una infracción de patente. Incluso si una persona guarda las semillas GM “reglamentarias”, debe pagar una licencia para poder sembrarlas el siguiente año.

Esto, por supuesto, se traduce en mayores costos y menos opciones de productos.

A esto se añade la mayor necesidad de pesticidas y herbicidas que requieren los transgénicos, y el costo siempre creciente de estos productos, por lo cual los agricultores terminan con cultivos mucho más caros que además tienen el potencial de fallar con mucha mayor frecuencia que la siembra convencional, y que también, conducen a una producción extremadamente perjudicial para la salud de los animales y humanos.

Las únicas que ganan son las corporaciones, mientras los agricultores y los consumidores finales: pierden, pierden y pierden.

Cultivos GM = costos más elevados, menor rendimiento, y alimentos peligrosos

Hace dos años, 400 científicos de todo el mundo realizaron un informe que evidencia cómo las patentes de semillas y las plantas transgenicas encarecen los costos, en lugar de reducirlos como promete Monsanto.

Por ejemplo, entre 1996, cuando las semillas GM fueron introducidas al mercado, y el año 2007, los precios de las semillas de soja y maíz se duplicaron.

Sin embargo, el “precio” que los agricultores pagan por usar semillas GM no termina ahí.

Una dolorosa prueba sobre los efectos devastadores de este cambio en la agricultura puede observarse en el alza de la tasa de suicidios en la India , donde la creciente deuda combinada con frecuentes pérdidas ocasionadas por cosechas GM llevaron a los agricultores al borde de la desesperación:

Monsanto: especialista en aniquilación
Golpean a funcionario de Monsanto en la India, por delincuente

África también ha sido afectada negativamente por los cultivos transgénicos.

SeattleGlobalJustice.org informó recientemente que: “en el 2009, los granos de maíz modificados genéticamente de Monsanto, indujeron a ladevastación económica a cientos de agricultores. Según Mariam Mayet, abogada ambientalista y directora del Centro Africano para la Bioseguridad en Johannesburgo, algunos agricultores sufrieron hasta un 80 por ciento de pérdidas en sus cosechas”

Cuando los cultivos transgénicos fueron presentados en el mercado se prometió: Mayor rendimiento, menor costo y menor uso de plaguicidas.Cada punto, una mentira flagrante. 

Por el contrario, la soja GM rinde hasta en un 20 por ciento menos en comparación con la soja natural, y el fracaso del algodón (Bt) transgenico es de un 100 por ciento en La India, acorde a registros oficiales.

En los EE.UU., los estudios por científicos del USDA y la Universidad de Georgia demostraron que el cultivo de algodón transgénico puede resultar en una caída de ingresos de hasta un 40 por ciento. 

En cuanto a la utilización de plaguicidas, los datos de la USDA en Estados Unidos, revelan que los cultivos transgénicos han aumentado progresivamente el uso de pesticidas entre 1996 y el 2003 llegando hasta los £50 millones (libras), y el uso de glifosato se multiplicó por 15 entre 1994 y 2005, junto con el aumento de otros herbicidas, más poderosos, para hacer frente a las “supermalezas” resistentes al glifosato.

Estas “supermalezas”, que toleran el RoundUp Ready de Monsanto, y que resistentes el Bt, evidencian los dos principales rasgos de la absoluta inutilidad de los cultivos GM …

Pero eso no es todo: Se ha confirmado cientificamente contaminación transgenica en la naturaleza.

Links en BWN Patagonia:

¿ONU Vs. Monsanto?: “La agroecología podría duplicar la producción alimentaria”
El hambre no se combate con cáncer. Por Camila Daitch
EE.UU. Más de 270.000 agricultores orgánicos demandan a Monsanto
EEUU: Canola transgénica de Monsanto escapa de las granjas y comienza a crecer en estado salvaje
Los pesticidas de Monsanto destruyen la “Gran Barrera de Coral” de Australia
La historia criminal de Monsanto: Para la Corporación todo tiene un precio.
Las abejas sellan colmenas para protegerse de Monsanto, pero no es suficiente.
Piden la prohibición de plaguicidas para salvar a las abejas
La ONU esparce verdades a medias: “La globalización influyó en la desaparición de abejas”
Pamela Permingeat la militante PRO glifosato. Por Bella Mayer

Aunque Monsanto, y científicos sobornados por la corporación, niegan la contaminación transgenica en la naturaleza, hace mucho tiempo se predijo con precisión que ocurriría.

Expertos confirmaron recientemente que el genoma (ya sea vegetal, animal o humano) NO es constante y estático. 

Contra toda coherencia, la afirmación opuesta constituye la “base científica” de la industria de ingeniería genética en plantas y animales.

© Desconocido

Los genetistas en cambio, descubrieron que el genoma es muy dinámico y cambiante, y que la transformación es constante y relativa a su adaptación con el medio ambiente.

En realidad, los cultivos transgénicos son un experimento científico sobre la base de suposiciones erróneas, donde cualquier desastre es posible.
El accionar de las corporaciones biotecnologicas no deparara nada bueno a la humanidad, ni a la naturaleza. Y Monsanto, sigue atropellando cualquier evidencia cientifica en pos de un beneficio económico propio.

El informe, “Future of seeds and food (El futuro de las semillas y los alimentos”), publicado el año pasado por la Coalición Internacional de No a las Patentes sobre Semillas, llama a poner fin a las patentes sobre las semillas, plantas y animales, y a la necesidad de frenar el monopolio de los alimentos originado por la Biotecnología Industrial. Este es un buen momento para estar de acuerdo, mientras se agota el tiempo.

Nuestra salud está riesgo.

Ya existen indicios claros que señalan como mínimo, que el monopolio de las semillas GM, contaminará TODO el suministro de alimentos a nivel mundial. Y que esto significa un grave riesgo para la salud humana.

¿Como?

Muchos chacareros convencionales e incluso ecologistas, se ven hoy obligados a utilizar las semillas modificadas genéticamente.¡Simplemente porque no hay otras opciones disponibles!

La situación es peor de lo que creíamos

No solo existen los problemas anteriormente mencionados respecto a cultivos transgénicos, que se han discutido en los últimos años.

Hoy en día, incluso aquellos que están convencidos de los peligros de los cultivos OGM, y que quieren evitar el uso de semillas transgenicas, simplemente no pueden, en muchos casos.

Recientemente se publicó en Internet (idioma ingles), una carta de un agricultor ue dirige una pequeña granja ecológica en Ohio, y que no desea utilizar transgenicos. En el escrito, el agricultor señala que se dedica a la agricultura ecológica, pero que sin embargo se encuentra ahora en la impensada situación de tener que comprar semillas de maíz GM de Monsanto para alimentar sus cerdos y gallinas.

© Desconocido

En resumen: El granjero está diciendo que Monsanto a monopolizado el mercado de alimentos para animales en su área, y que costear el sembradío de alimentos para sus animales, no es posible para él.

Declaraciones más importantes en la carta: “Tenemos cerdos y gallinas y no podemos obtener alimentos que no sean transgenicos. Monsanto ha monopolizado la industria, forzando a los granjeros pequeños a alimentar sus animales con transgenicos”, “Nos vemos obligados a comprar sus productos. Muchos de nosotros no queremos engordar los bolsillos de Monsanto, sin embargo tenemos pocas opciones. Sembrar nuestros propios alimentos no es rentable para nosotros”, “Estoy escribiendo esta breve carta para que usted sepa sobre el problema. Si nosotros paramos de comprar los productos contaminados de Monsanto en la tienda, la corporación aún tendrá una gran influencia en la industria, y esos OMG’s terminaran en el estomago de la gente que consume leche, ya que las vacas también son alimentadas solo con pasto. Además los vendedores minoristas no tienen idea de lo que hablamos”, “El encargado de la tienda donde compramos los productos para alimentar a nuestros animales ¡No tenía ni la menor idea de que son los OGM!”, “No puedo encontrar alimentos orgánicos para mis animales en ninguna parte. Creo que la solución sería alentar a los dueños de campos a cultivar alimentos orgánicos para animales en sus chacras, en mi área”.

¡Se parte de la solución!

Pese a cualquier propaganda que haya oído sobre los beneficios de utilizar transgenicos, creame: Un gran cambio hacia la agricultura orgánica – que por definición NO ES Geneticamente Modificada – podría mejorar su actividad económica, y al mismo tiempo proteger y mejorar el medio ambiente, ayudar a los animales y beneficiar la salud humana en el presente y el futuro.

La agricultura orgánica podría ser, incluso, la verdadera solución para paliar el hambre mundial. De acuerdo a un estudio danés presentado ante la ONU en el año 2007: Los sistemas modernos diseñados para cultivos ecológicos resultan plenamente más eficientes que los transgenicos para el abastecimiento mundial. Además de mejorar el beneficio económico de los productores.

Muchos agricultores temen moverse a la producción orgánica porque los rendimientos de los cultivos podrían, inicialmente, caer hasta en un 50 por ciento. Esto podría suceder tan solo al principio, antes de “regresar a la carrera” adoptando la nueva sincronización, tiempos, etc. Sin embargo, el problema puede mitigarse, porque los agricultores no tendrían que gastar más dinero en plaguicidas tóxicos, cuyos precios han aumentado en un 75 por ciento hasta el día de la fecha, y seguirán aumentando.

Desafortunadamente, no podemos esperar a que los líderes mundiales se pongan al día con la evidencia cientifica y adviertan la situación desesperada en la se encuentra nuestra especie. El tiempo se agota.

Como lo demuestran los hechos, nuestra capacidad de producir alimentos orgánicos está bajo constante ataque.

Entonces, por favor, no espere por tiempo indeterminado creyendo que tendrá tiempo en el futuro.

En lugar de eso, usted tiene que comenzar AHORA, promoviendo el cultivo orgánico, y concientizando a los productores locales sobre la importancia de cultivar alimentos orgánicos.

No importa su lugar de residencia. Hagase un favor mientras tanto, aprovechando las fuentes locales de alimentos orgánicos con tanta frecuencia como le sea posible.

Además, tome todas las medidas posibles para evitar los alimentos modificados genéticamente. Aquí hay una lista de consejos que le ayudarán a hacer precisamente eso:

Reducir o eliminar los alimentos procesados. Un 75 por ciento de los alimentos procesados ​​contienen ingredientes transgénicos.
Leer atentamente las etiquetas de los alimentos en el supermercado. Tener en cuenta al mirar la etiqueta del producto: Los ingredientes como harina de maíz y harina, dextrina, almidón, salsa de soja, margarina y queso de soja (por nombrar algunos) están en la lista transgenica (de maíz modificado genéticamente o de soja), a menos que se enumeran como orgánicos.
Comprar productos orgánicos. Comprar orgánicos es la mejor manera de asegurar que su comida no ha sido modificado genéticamente.

Evite la compra de pesticidas y herbicidas de Monsanto para su hogar.