Tag Archive: pri


Armando G. Tejeda
La Jornada

  • La operación Dark waters empezó en 2009
  • Jesús Gutiérrez Guzmán, primo del capo, entre los detenidos
Peña Nieto y Celaya Valenzuela

© Foto Tomada de la página de Facebook de Celaya Valenzuela
Enrique Peña Nieto, candidato presidencial del PRI, y Rafael Humberto Celaya Valenzuela, supuesto colaborador del cártel de Sinaloa

Madrid, 10 de agosto. La policía española, en colaboración con la Oficina Federal de Investigación (FBI), detuvo hoy en Madrid a cuatro presuntos miembros del cártel de Sinaloa, liderado por Joaquín El Chapo Guzmán, entre los que se encontraría Jesús Gutiérrez Guzmán, aliasManolo, primo hermano del jefe de la organización delictiva.

Otro de los detenidos es Rafael Humberto Celaya Valenzuela, abogado de profesión y con una supuesta relación cercana al priísta Enrique Peña Nieto, con quien tiene numerosas fotografías en su cuenta de Facebook – lo mismo que con el senador electo Emilio Gamboa Patrón – , al ser simpatizante del PRI y asiduo asistente a los actos proselitistas de la reciente campaña presidencial del ex gobernador del estado de México.

Estados Unidos solicitará la extradición, mientras el gobierno de México se remitió al comunicado de la policía española, en el que explica brevemente que la operación de captura, denominada Dark waters (aguas profundas o negras), evitó el asentamiento en Europa de la organización criminal mexicana, considerada por el Departamento de Estado de EU como la más poderosa del mundo, y su líder, El ChapoGuzmán, como el traficante de drogas más peligrosos e influyente del planeta.

La operación policial empezó en 2009, con seguimientos discretos a algunos de los hoy detenidos – sobre todo al primo hermano de El Chapoy al abogado simpatizante del PRI – , a quienes ya se había identificado como operadores y ejecutores del grupo criminal mexicano. La detención se llevó a cabo tras la segunda visita en dos años de los principales responsables de llevar a cabo el desembarco de la organización en Europa, a través de España.

Narcosistemas de protección

Los cuatro detenidos son el citado primo hermano de El Chapo, de 37 años; el abogado y supuesto amigo de Peña Nieto, de 52 años; Samuel Zazueta Valenzuela y Jesús Gonzalo Palazuelos Soto. Llamó la atención de la policía tanto el secretismo de sus dos últimos viajes – en marzo de 2011 y finales de julio pasado, sólo unos días después de las elecciones en México – , al establecer sistemas de autoprotección y seguridad habituales entre las organizaciones criminales. El último viaje de los detenidos se produjo días después de intentar introducir por el puerto de Algeciras un cargamento de 373 kilogramos de cocaína, que podría ser el principio de actividades de este tipo más voluminosas y numerosas.

Celaya Valenzuela tiene en su cuenta personal de Facebook numerosas fotografías con Enrique Peña Nieto, con quien aparece abrazado en varias de ellas. De hecho, según se puede ver en las imágenes, el detenido asistía con frecuencia a los actos proselitistas del PRI en la reciente campaña presidencial y entusiasta seguidor del candidato.

Tres de los detenidos se hospedaron en el lujoso hotel Palace de Madrid, adonde suelen llegar tanto los representantes del gobierno de México cuando viajan a la capital española o donde se hospedó la panista Josefina Vázquez Mota, quien también compitió recientemente por la Presidencia. El otro detenido se alojó en un hotel del Paseo de la Castellana. Todos fueron capturados en las inmediaciones y se les incautó dinero en efectivo – 5 mil 500 dólares y 3 mil euros – , además de documentos y soportes informáticos que podrían servir para conocer con más detalle los supuestos planes de El Chapo Guzmán en Europa o la proximidad del abogado detenido con Peña Nieto y el PRI.

Los presuntos narcotraficantes no opusieron resistencia; incluso, uno de ellos pidió a la policía que le regresaran la factura de unas compras realizadas en una tienda española para que, a su salida, le devolvieran los impuestos.

La investigación más importante se desarrolló los últimos dos años en Estados Unidos, cuando los agentes de la FBI iniciaron una investigación sobre los supuestos planes del cártel de Sinaloa de exportar cocaína a Europa a través de cargamentos marítimos legales. El gobierno de Estados Unidos presentará una demanda de extradición de los cuatro detenidos, mientras el gobierno de México, por medio de la embajada en Madrid, encabezada por el panista Francisco Ramírez Acuña, se remitió al comunicado de la policía española.

Las elecciones presidenciales en México están a la vuelta de la esquina. Bueno,elecciones, es decir, la imposición de una nueva marioneta; el psicópata elegido para continuar con la oligarquía patológica en este país. Marioneta que, por supuesto, la élitegobernante (nacional y extranjera), espera que cumpla con todas sus expectativas y promueva sus agendas. Un demagogo cargado con una plétora de promesas y propuestas vacías que supuestamente “beneficiarán al país”.

Ya llevamos muchísimos años cayendo en las mismas mentiras, una, otra y otra vez. Pareciera que las promesas de campaña son los placebos de los votantes. Oímos a los candidatos hablar con su tono carismático y robotizado característico, e inmediatamente nos olvidamos de nuestra historia; y tal parece que desde hace un tiempo de eso vivimos, promesas, ilusiones y castillos en el aire. Cuando no se cumplen, cuando la ilusión se desvanece (muy rápidamente por cierto), nos quejamos y los insultamos a sus espaldas… y eso es todo.

Después de muchos años, seguimos cargando a cuestas a esta banda de patológicos que lo único que les interesa son sus bolsillos y el poder, sin importar los medios o las consecuencias en las vidas de los demás, vampirizando al pueblo hasta la última gota. Parece un ciclo bastante viciado y ya bien gastado. En lo personal, ya estoy harto, ¿ustedes no? Si no es así, mis respetos por la increíble resistencia, nada más cuiden de no rayar en el masoquismo.

Bien, empecemos con el buen George Carlin para abrir esta queja escrita:

Un cubetazo frío de verdad de vez en cuando no le hace daño a nadie. Al contrario, nos despierta aunque sea por unos momentos. Aunque no creo que a nadie le caiga de sorpresa, actualmente nuestros gobernantes (especialmente en regímenes neo-liberales) se han convertido en los principales promotores, publicistas y edecanes de las agendas de los bancos y las grandes corporaciones -incluyendo de sus negocios sucios. Son los verdaderos dueños del circo.

© Desconocido

Hablando de edecanes, ¿qué les parece el nuevo muñeco del Partido Revolucionario Institucional (PRI), mismo que por años encarnó la llamada “dictadura perfecta”, gracias a una serie de alianzas corruptas con las corporaciones, los medios masivos, los líderes sindicales y los caciques locales? El muñeco, Enrique Peña Nieto (EPN), es un cascarón vacío con hilos claramente trazados hacia la élite económica/política que nos ha gobernado ya por mucho tiempo y nos la ha hecho pasar muy mal. ¿O acaso es que ya se nos olvidó la historia de este partido? ¿Qué gobierno podríamos esperar de alguien respaldado por los ladrones que para empezar nos metieron en este hoyo? ¿Qué podríamos esperar de un gobernante que durante su gestión en el Estado de México, se disparó la corrupción, la violencia, el abuso de poder, y los FEMINICIDIOS a cifras récord? !Por Dios! ¿Qué podemos esperar de alguien que “escribe” un libro llamado México: La gran esperanza (Obama le ha de haber pasado unos tips) y que ni siquiera puede nombrar 3 libros que marcaron su vida? (Las revistas Teleguía y Libro Vaquero no entran en la categoría de libros, por cierto.) ¿Realmente podemos esperar algo de un gobernante que crió a una hija que no tiene el menor sentido de respeto por los contribuyentes que pagan todos sus caprichos?

Bien, vamos a ponernos en contexto:

Hay algunos que sólo lo siguen por su cara bonita, otros por intereses propios, y otros ingenuos piensan que Peña Nieto podrá “negociar” con el crimen organizado para que los asesinatos y la violencia relacionada disminuyan. Pero lo que no hemos considerado es que el problema del narcotráfico bien pudo haber sido exacerbado intencionalmente para prepararle el escenario al PRI; para colocarlo como única opción para controlar el problema, sólo por mencionar una posibilidad. Después de todo, se sabe que si el narco funcionaba relativamente en silencio en los años del PRI, era porque diversas ramas de gobierno pactaban con los cárteles que mejor pagaban y perseguían sólo a la competencia. Durante los últimos seis años se ha usado al narcotráfico y la violencia del crimen organizado como un medio de manipulación por medio del terror. ¿Les suena conocidoFabricar un enemigo (con ayuda extranjera) y entrar al escenario como salvador para cumplir con la agenda de los que detentan el poder; viejos métodos de manipulación social, pero todavía vigentes.

Armas de distracción masiva

© Desconocido

La historia de la gestión de Peña Nieto en el Estado de México no es lo único repugnante. La campaña para difundir la propaganda de este “candidato” encabezada por parte de los imperios mediáticos mexicanos Televisa y TV Azteca (que por supuesto se han llevado a la bolsa unos cuantos cientos de millones de pesos) se ha convertido en uno de los circos manipulativos más grotescos y descarados que yo haya visto en mucho tiempo. Nos quieren meter al “muñecón” hasta en la sopa; claro, con la imagen más positiva posible, pero la sorpresa es que no hay de dónde y no hay cómo. No se le puede sacar jugo a una piedra ni a martillazos.

No nos debería sorprender que los métodos de manipulación y desinformación, tan hábilmente utilizados por los medios masivos de comunicación, sirven como siempre al mejor postor y a quien sirva mejor sus intereses. Esa época en donde su propósito era informar y transmitir hechos y la verdad a la sociedad, desapareció hace mucho, mucho tiempo (si es que realmente existió), desde que los intereses económicos superaron la ética del periodismo.

En todo el mundo, en mayor o menor medida, los medios utilizan técnicas sofisticadas y convincentes para tergiversar los hechos y desinformar, pero en algunos países como México ya ni se preocupan tanto por la calidad de la mentira. No importa lo burdo y evidente que sea, ellos piensan que aun así nos la tragaremos completa. Piensan que sus ridículos programas de entretenimiento, “reality-shows”, programas de concursos, telenovelas (¡ah, pero Enrique Peña Nieto prometió hacer telenovelas de mejor calidad, así que por eso no se preocupen!) ya surtieron efecto, y que ya nos han suavizado tanto la materia gris que ya no vale la pena gastar más dinero y recursos para manipular y desinformar a la población con métodos de “calidad“. Lo triste es que lo continúan haciendo porque parte del pueblo pide más, tal vez como un escape a la cruda realidad de México. Esto es exactamente lo que ellos esperan de una sociedad que les ha cedido su poder.

© Desconocido

Creen que debido a su programas y métodos de control no tenemos capacidad de respuesta individual, independiente, ya que está condicionada a influencias externas -las suyas- porque no tenemos los fundamentos ni la comprensión de lo que sucede en nuestro entorno social y político. Aceptamos la historia “oficial” que nos exponen, porque es la única fuente de información que tenemos a la mano. Recordemos que quien controla la palabra, controla las ideas y el pensamiento. En una sociedad que prefiere los distractores a estar bien informado, la única opción es bailar al ritmo de los medios masivos de comunicación.

¿Es que ya no olvidamos lo que dijo Emilio Azcárraga Milmo (cabeza suprema de Televisa y PRIistasta de corazón, por cierto) hace algunos ayeres?: “Yo hago televisión para jodidos porque México es un país de jodidos” Eso es lo que ellos piensan de nosotros. En típico estilo psicópata, consideran a la gente común como inferior y digna sólo manipulación y sujeción. Así nos ven, como una bola de jodidos que carecen de la capacidad para afectar su entorno y su futuro en beneficio a la mayoría, lo que representaría una amenaza para ellos. Saben que muchos de nosotros no nos tomamos el tiempo de investigar para formar nuestra propia opinión fundamentada, así que ellos piensan por nosotros, toman nuestras decisiones, y los resultados los estamos viviendo actualmente. ¿Les gusta el resultado?

Para las esfera de poder ya hay un ganador en las “elecciones”, y se llama Enrique Peña Nieto. No hay candidatos, sólo la ilusión de los mismos. Es un intento de imposición bastante descarada.

Peña nieto ya compró la presidencia:

El “debate”

¿Estás poniendo atención al debate Neo? ¿O estás echándole el ojo a la mujer de blanco? Es curioso cómo esto representó una parodia de nuestra situación política y social actual. Para aquéllos que se perdieron el debate de los candidatos a la presidencia de México por el fútbol o por cualquier otro distractor, permítanme señalas que después de un lamentable despliegue de retórica robotizada, quedó claro que Peña Nieto es más de lo mismo. “Conozcan al nuevo jefe, igual al anterior”… o tal vez peor. Cualquier persona con dos neuronas en funcionamiento pudo notar su pobre desempeño, su discurso insípido y sus respuestas mecanizadas. Eran las mismas “propuestas” vacías y gastadas de siempre; no de él, sino de su partido, que por cierto, en la base, no han cambiado en nada con el paso de los años. El punto sigue siendo engañar y convencer, seguir con el teatro para la imposición del candidato. Casi les escucho decir: “Si caes en la trampa, bien; si no, no importa, se hará lo que nosotros queramos”.

Aun así, los vendidos proselitistas mediáticos comenzaron el control de daños inmediatamente después del debate; en el radio, la TV, y la prensa, una ola de propaganda desnuda, asegurando que Peña Nieto había hecho un buen trabajo, que había “arrasado” en el debate, y que incluso había subido puntos en las “encuestas” (si es que se le puede llamar encuesta a datos fabricados). Últimamente la línea entre la mentira y la burla descarada se vuelve cada vez más estrecha en este país.

© Desconocido

Las encuestas “oficiales”

Lo que nos lleva a otro aspecto a notar: las encuestas presidenciales “oficiales”. Por supuesto, una encuesta no puede más que mostrar tendencias. No puede proveer datos definitivos. Pero podría considerarse como un simulacro confiable para obtener una idea de quién sería el ganador. Por otro lado, también podría condicionar a algunos acarreados que no saben por quien votar, en lo que la psicología llama la “prueba social” (es decir, el ejemplo de lo que hacen los demás determina cómo piensa y actúa uno mismo). Pero ya bien sabemos que en este país la norma son el fraude y la corrupción. Si todavía creen que no han habido fraudes en las elecciones de los últimos años, les ruego que se pongan al tanto. De modo que sería ingenuo pensar que estas “encuestas” no han sido manipuladas (con unos buenos millones de parte de los beneficiados por supuesto), ya que los métodos son relativamente sencillos, y por falta de voluntad no paran. Lo más indignante es lo obvio de estas últimas manipulaciones y la creencia de los que detentan el poder de que con estos burdos despliegues de imposición podrán inclinar el tablero a su favor y torcer la opinión del “jodido” público (sic).

El ejemplo más descarado es el de la encuesta en línea del periódico Milenio, que inicialmente mostraba con una amplia ventaja al candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Andrés Manuel López Obrador. Pero poco tiempo después desapareció, como por arte de magia, y el enlace mostró una página vacía. Unos cuantos días más tarde, la encuesta apareció de nuevo, ¡pero esta vez con una ventaja bastante marcada para el candidato del PRI! ¡No se puede tener menos vergüenza!

© Desconocido

Por supuesto, existen otras encuestas “oficiales”, como Mitofski, que seguramente recibió las mismas instrucciones de sus patrones de Televisa: ¡EPN tiene que ser presidente! Y “oficiales” me refiero a lo que a ellos les beneficie. También existe un número significativo deencuestas independientes, pero como son no son oficiales (no se venden o no dependen de uno de los beneficiados) tratan de restarle importancia a las mismas. Mencionan a las encuestas “independientes” con tono despectivo. Por medio del uso del doble lenguaje tratan de manipular el sentido de las palabras para darle connotación negativa.

La gran mayoría de las encuestas independientes muestran una preferencia importante por el candidato de izquierda, continuando en segundo lugar muy abajo en los puntos la candidata del Partido Acción Nacional, y en último lugar el candidato del PRI. Esto incluso se plasma en una encuesta de Univision, vástago de Televisa.

© Desconocido
Encuesta de Univisón – Link arriba

De verdad que estos tipos creen que nuestros procesos mentales ya no dan marcha, por decirlo de una manera no tan despectiva.

¿Y las reacciones de la gente?

Existe un descontento generalizado de gran parte de la población, con las redes sociales como su principal escenario. Parece que la indignación está creciendo entre algunos sectores de nuestra sociedad y no deja de incrementarse. Muchos notan las mentiras descaradas, el intento de imposición, la propaganda, el control de daños derivado de los deslices de un candidato que no parece atinar una. Tal parece que el modo en que se desarrolle el descontento será decisivo para evitar la imposición.

Un caso reciente:

Estudiantes de la Ibero protestan en contra de Peña Nieto previo a su llegada a esa universidad

Después de la protesta de los estudiantes de la Universidad Iberoamericana, los medios masivos de comunicación salieron rampantes a tratar de hacer control de daños, llegando incluso a comentar que eran grupos manipulados por los otros candidatos y que sólo eran unos cuantos -otra gran burla.

© Desconocido

© Desconocido

La respuesta del supuesto grupo manipulado:

Esta respuesta es lo mínimo que podemos esperar de una sociedad preocupada por su realidad política.

Ahora, otro aspecto a considerar. ¿Recuerdan esto?

¿Podríamos ver lo paralelos con el discurso de Peña Nieto en la Ibero? Como su respuesta en relación con la matanza de Atenco con el pretexto fascista de restablecer el orden y la paz. Podemos estar seguros de que si el PRI retoma el poder, podríamos esperar la misma o aún más represión a disidentes.

Corrupción política – Un problema de estructura

No hace mucho tiempo tuve una charla con el ahora difunto activista político/social progresista, Tzintzun Carranza, quien pasó su vida luchando contra el abuso y la corrupción de la burocracia, y que logró, con mucho trabajo y astucia, cambios positivos para su comunidad. Vivió con la esperanza de ver un cambio significativo y generalizado en esta sociedad, con los jóvenes como centro del mismo. A mi humilde parecer, Carranza era uno de los que comprendía el problema fundamental. No era el narco, no era la pobreza, no era el crimen; es decir, no eran los síntomas. “Es un problema de estructura”. En otras palabras, las raíces de la jerarquía político/económica de este país están podridas, corrompidas hasta su núcleo. Estacorrupción base y esencial tiene explicación científica y se llama psicopatía. Le recomiendo al lector la lectura de Ponerología Política. La historia se repite, una y otra vez y en distintas versiones, en todo el mundo.

Una vez que comenzamos a aceptar y a ver la explotación, la pobreza, el abuso, la corrupción, la mentira, las muertes de inocentes, la pasividad, etc., cómo cosas normales, nos encontramos dentro un proceso de ponerización social avanzado. Es decir, las características de los patócratas (los psicópatas y personalidades patológicas en el poder) infectan a la sociedad y se vuelven cada vez más comunes.

© Desconocido

Conocemos bien el legado del PRI en México y los síntomas han aumentado en cantidad e intensidad. Si la corrupción esencial (la psicopatía) no es erradicada de los cimientos de nuestra sociedad, nada va a cambiar. Nuestros gobernantes se “desviven” prometiendo acabar con los síntomas, resanando los enormes hoyos para taparle el ojo al macho y dorarnos la píldora por un rato. ¡PERO NADA HA CAMBIADO! Ni cambiará, si el pueblo no reconoce el origen de este problema, retoma su voluntad, reconoce su poder y se pone los pantalones para encabezar un cambio significativo. Un cambio inteligente, sin reacciones, sin violencia, con consciencia y responsabilidad, meditando las consecuencias de nuestros actos.

No depositemos nuestra esperanza de un cambio significativo en un gobernante esencialmente igual a los anteriores. Los titiriteros son los mismos de siempre. Por su naturaleza no pueden ser empáticos ni pueden trabajar en puestos que requieren de integridad, responsabilidad social y consciencia moral. No dejemos que una pequeña esfera de élite nos manipule para cumplir su agenda. Nosotros somos más. Unidos, nada ni nadie puede detenernos. En cambio, una sociedad pasiva, manipulable y apática es una sociedad conquistada.

¿Salidas?

¿Qué pasaría con los síntomas de ponerización en una sociedad si se encarcelaran a los que detentan el poder político y económico?

Tenemos un buen ejemplo:

Islandia, el país que castiga a los banqueros culpables de la crisis

Islandia triplicará su crecimiento en 2012 tras encarcelar a políticos y banqueros

La revolución islandesa:

En este tipo de sistema político y económico que vivimos, ante cualquier decisión o “propuesta” (medidas de austeridad, leyes que censuran Internet y reducen nuestra privacidad, medidas de vigilancia, represión, etc.) por parte de los que detentan el poder, preguntémonos: ¿Quién se beneficia?

Ahora más que nunca necesitamos estar unidos, como mexicanos y como seres humanos, dejando a un lado líneas divisorias impuestas por los que detentan el poder, ya que una sociedad dividida es más fácil de controlar y manipular. No esperemos a que las cosas se deterioren más, no nos acostumbremos a una vida mediocre y gris. El mexicano es un guerrero y es hora de despertarlo. No sigamos más la corriente. Investiguemos, compartamos nuestros puntos de vista sustanciales, no los ecos de la propaganda y la desinformación. Debemos enseñarles con nuestras acciones que las decisiones las tomamos nosotros, que no tenemos miedo y que no somos como ellos; y que ellos, como nuestros representantes, deben hacer nuestra voluntad.

“Un pueblo no debe temer a su gobierno, es el gobierno quien debe temer al pueblo” – V.

Si permitimos que nos impongan a Peña Nieto, quedará demostrado que no hemos aprendido nada de nuestra historia: los abusos, el mal manejo del país, la explotación, los secuestros, las muertas y muertos, la corrupción. Por imposición, obtendríamos el gobierno que nos mereceríamos.

© Desconocido

“Pueblo que no sabe su historia es pueblo condenado a irrevocable muerte. Puede producir brillantes individualidades aisladas, rasgos de pasión de ingenio y hasta de género, y serán como relámpagos que acrecentará más y más la lobreguez de la noche.”

Marcelino Menéndez Pelayo

Querida Paulina Peña Pretelini

No tengo el gusto de conocerte personalmente. No sé cómo eres, desconozco tus cualidades, tus aficiones, tus intereses. Entiendo tu molestia al escuchar las críticas a tu padre, Enrique Peña Nieto. Son gajes del oficio. Deberás irte acostumbrando a los ataques contra él. En una democracia, la crítica es un ejercicio fundamental. Tu padre es una figura pública y, por ende, sus actos serán juzgados con rigor. “¿Por qué son tan duros con él?”, te preguntarás. Bueno, los funcionarios públicos ganan mucho dinero. Hay miles de personas dispuestas a sufrir críticas y cuestionamientos con tal de figurar en la nómina oficial. El sueldo bien vale esos golpes. ¿No?

Pero no es de tu padre de quien quiero hablar, sino de ti. ¿Te confieso algo? Me aterra que hayas utilizado la expresión “hijos de la prole” como un insulto. Insisto, es disculpable que te enfades por la burla hacia tu padre. No me asustaría que los llamaras “babosos”, “tontos”. Es más, no me preocupa el que nos hayas llamado “pendejos”. En cambio, no se puede excusar tu menosprecio a los hijos de los trabajadores, de los obreros.

¿Oíste del escándalo de las Ladies de Polanco? Descalificaron a un policía llamándolo “asalariado”. Algo similar hiciste tú: descalificas a la mitad del país por su condición social. ¿Qué tiene de malo ser hijo de un obrero? Sabes, yo soy nieto de un minero, un proletario. No me da vergüenza decirlo. ¿Te avergonzarías de tu padre si fuese un vendedor de tamales o un plomero?

Tu padre, que ha leído la Biblia, te puede recordar una frase de Jesús en el Evangelio: “De la abundancia del corazón, hablará la boca”. Sin pretenderlo, con tus palabras has revelado tu clasismo. Desprecias el trabajo manual. Minusvaloras a quienes se mantienen con su esfuerzo. ¡Qué tristeza que así piense la hija de un candidato presidencial!

“Hijos de la prole” son, en efecto, quienes estudiaron en escuelas públicas, quienes utilizan el metro, quienes no comen cortes argentinos ni quesos españoles, quienes no utilizan zapatos de miles de pesos, quienes no se atienden en el hospital ABC, quienes no viajan en helicóptero. Los hijos de la prole, por el contrario, deben de hacer largas horas de filas en las clínicas del seguro social, deben de comer carbohidratos (tortillas), deben de estudiar en salones sin computadoras, deben de apretujarse en los transportes públicos. Los hijos de la prole, querida Paulina, ganan en un año lo que tu padre gana en una semana.

Cuando leas estas líneas haz el siguiente ejercicio. Revisa lo que llevas puesto encima: perfume, cremas, desodorante, ropa, zapatos, celulares, aretes. Suma el total.  ¿Sabes que traes encima más de lo que una indígena gana durante un año de trabajo duro?

Paulina, me da terror que pienses así. Tu lapsus reveló tu “realidad”: vives en una burbuja color de rosa. “Hijos de la prole” no es un insulto, sino un título honorable. Este país, que tu padre aspira a gobernar, depende de los obreros, de los campesinos, de los empleados, depende de esas personas a quienes menosprecias.

Ojalá este gravísimo desliz, no sea fruto de la educación que recibiste en casa. Ojalá y sea culpa tuya, fruto de tu arrogancia (tan propia, eso sí, de la clase alta mexicana). ¿Qué será de México si lo llega a gobernar una persona que desprecia al proletariado?

Mira Paulina, me parece que por tu bien, debes inscribirte en una escuela pública, reducir tu escolta al mínimo, tomar el metro en horas pico, y ponerte a trabajar. Por si no lo sabes, muchos de los “hijos de la prole” se pagan sus estudios con su trabajo: los hay campesinos, vendedores, obreros. Algunos trabajan desde niños (ojalá no fuese así, dicho sea de paso).

Paulina, has puesto en riesgo el futuro político de tu padre. Pero lo que es más grave: si los jóvenes pudientes de México piensan como tú, ponen en peligro en riesgo el futuro de México.

 

El 2 de Octubre de 1968 se llevó a cabo una de las matanzas más sangrientas en la historia de nuestro país ejecutada por el gobierno. El número de muertos no se sabe con precisión, fuentes oficiales refieren no más de 50 mientras que investigadores afirman que fueron más de 300.

Este es uno de los acontecimientos del cual la mayoría de los mexicanos están enterados, sin embargo, es el caso de impunidad por excelencia.

El siguiente video muestra el entorno de lo acontecido el 2 de octubre, el autoritarismo que se vivía y las peticiones de los estudiantes:

LOS HECHOS

La tarde del 2 de octubre de 1968, después de que desde un helicóptero que sobrevolaba la Plaza de las Tres Culturas arrojara una luz de bengala, empezaron los disparos en contra de los miles de estudiantes que colmaron el lugar.
El 2 de octubre de 1968 se realizaba en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, una gran manifestación estudiantil en demanda de mayor libertad de expresión, a unas cuantas semanas de que se celebraran en México las Olimpiadas.
Justo cuando se iniciaba el mitin, una bengala surcó el aire, lo que, dicen los testimonios, fue la señal para que el Ejército Mexicano empezara a disparar contra la multitud.

También dispararon sus armas los integrantes de la “famosa Brigada Blanca”, vestidos éstos de civil, pero identificados por portar un guante blanco como distintivo.

De acuerdo a Paco Ignacio Taibo II, quien en 1993 encabezó una Comisión de la Verdad sobre estos sucesos, en esa “trágica” tarde fueron disparados 15 mil proyectiles y hubo 300 muertos, además de 700 heridos y cinco mil estudiantes detenidos.

Según el periodista e investigador, participaron ocho mil militares de varios cuerpos destacados en la acción, 300 medios armados entre tanques, medios blindados y jeeps con ametralladoras.
Todo ésto para reprimir una manifestación pacífica.

En 1968, México era gobernado por Gustavo Díaz Ordaz, ya fallecido, mientras que Echeverría Alvarez fungía como secretario de Gobernación, quienes nunca pudieron explicar de forma clara y veraz esos acontecimientos.

Desde entonces y hasta el último presidente de filiación priísta, Ernesto Zedillo, el gobierno permaneció en silencio ante estos hechos, que afectaron a los movimientos sociales de estudiantes y de trabajadores.

Dichos grupos, al ver cerrado el camino del diálogo, formaron ya en la década de los 70, diversos grupos guerrilleros.

FUENTE

PLIEGO PETITORIO DEL CONSEJO NACIONAL DE HUELGA DE 1968
El 2 de agosto la UNAM, el IPN, la Escuela Nacional de Maestros, la ENAH y Chapingo conforman el Consejo Nacional de Huelga, el cual después de varios movimientos en otras partes del país fructificaba en el CNH como una organización con carácter nacional estructurado al cual otras universidades se fueron incorporando con protestas en Yucatán Coahuila, Morelia, Guerrero, Nuevo León, Chihuahua, Veracruz, Puebla, Sinaloa e Hidalgo.
El 13 de septiembre se realizó otra marcha de protesta al ingreso del ejército al IPN y a la UNAM. El pliego petitorio que se elaboró el 4 de agosto por el Consejo Nacional de Huelga fue; 1) libertad a los presos políticos, 2) destitución de los generales Luis Cueto Ramírez, Raúl Mendiola y del teniente coronel Armando Frías. 3) extinción del cuerpo de granaderos. 4) Derogación de los artículos 145 y 145 bis del código penal (delito de disolución social), 5) indemnización a las familias de los muertos y a los heridos víctimas de las agresiones en los actos represivos iniciados el viernes 26 de julio, 6)deslinde de las responsabilidades de los actos de represión y vandalismo realizados por las autoridades a través de los policías, los granaderos y el ejército.

FUENTE

El siguiente par de videos forman parte del documental: Tlatelolco, las claves de la masacre, realizado por el Canal 6 de julio y distribuido por La Jornada, en estos se muestra un poco de los acontecido aquel día:

Si dispone del tiempo suficiente, puede ver el documental Tlatelolco, las claves de la masacre completo, cuya duración es de 1 hora 14 minutos:

http://video.google.com/googleplayer.swf?docId=-7994123638610371351&hl=es

A continuación varios extractos de testimonios, entre ellos el de un ex militar:

TESTIMONIO DE UN EXMILITAR

Mario Alberto Sierra

Cuando llegamos había poca gente, como al diez para la cinco ya había 5 mil o 6 mil personas, y cuando empezó el mitin a las 5:10 ya había entre 8 mil y 10 mil asistentes. Sentíamos un ambiente raro y le sugerí al sargento Gama que nos moviéramos a una de las esquinas de la plaza, cerca del edificio Chihuahua.

Alrededor de la plaza estaban las tanquetas del 12 Regimiento de Caballería Motorizada, que habían llegado de Puebla para el desfile del 16 de septiembre y que se quedaron en la ciudad. Escobar Alemany le contó después que desde esos vehículos se disparó indiscriminadamente contra la fachada del Chihuahua.

La plaza era una ratonera, y el edificio Chihuahua, la trampa. Le dije a Gama que nos colocáramos en la orillita. A las 6:10 vio salir las luces de bengala del helicóptero militar que ya llevaba su quinta ronda sobre la plaza. Salieron del helicóptero, fueron tres luces: dos verdes y una roja. Eran luces especiales que se sueltan y alumbran como un arcoiris. Nosotros no sabíamos nada, no teníamos ninguna instrucción. Inmediatamente se escuchó un disparo y a la distancia no supimos de dónde venía, pero fue de pistola. Luego otros cinco o seis disparos.

Vi a un francotirador en el techo de la iglesia. Hubo otros disparos desde el edificio del ISSSTE. La imagen de la gente moviéndose era extraña, era como cuando el trigo se mece hacia donde lo lleva el viento. Así se movió la gente buscando una salida en sentido contrario de donde venían los disparos.

Dice que al día siguiente, 3 de octubre, se levantaron tarde porque no habían tocado la diana. No había casi nadie en las instalaciones militares. Mientras estaban desayunando los llamaron para ordenarles que regresaran a Tlatelolco en el camión militar que transportaría a mediodía el rancho para los soldados.

[Al siguiente día] ¿Qué vimos? Era como una zona de guerra. Había un silencio especial, pesado, se podía agarrar. Le dije a Gama: ‘¿Cuánto apuestas a que De Flon nos dice que por qué no estuvimos en el mitin?’ Gama me dijo ‘cómo crees’, pero dicho y hecho: Nos lo reclamó, como si hubiéramos tenido que estar muertos, heridos o detenidos para probarlo. Tuvimos que explicarle lo que nos pasó.

En la plaza había basura, ropa, manchas de sangre tapadas con periódico, sangre aún fresca mezclada con agua. Había llovido.

FUENTE

TESTIMONIO DE LA FAMILIA DE UNA DE LAS VÍCTIMAS

Diana Rivera es hermana de una de las víctimas de Tlatelolco, su hermano Guillermo (Chomy) era un adolescente de 15 años en el momento de ser abatido y muerto por tres impactos de bala. Asistió al mitin de Tlatelolco sin pertenecer a ninguna organización.

Ella también se dirigía hacia allí: «Sin embargo, ya no pudimos entrar a la plaza. Los soldados habían bloqueado la zona y nosotros nos quedamos atrás de los tanques. Unos jóvenes que huían nos dijeron: “Están matando a todo mundo”. No había necesidad de que nos lo dijeran; nosotros escuchábamos los disparos y olíamos la pólvora.

Pensamos en ese momento que la represión era más selectiva, que sólo se disparaba contra los dirigentes. No imaginábamos que el tiroteo fuera contra el grueso del mitin». Su hermano cayó herido de muerte tras los primeros disparos, supieron que lo habían trasladado a un hospital militar y que allí falleció, persiguieron a la ambulancia que transportaba el cadáver: «Aquella persecución fue una pesadilla, no sabíamos adónde llevaban el cuerpo.

Seguimos a la ambulancia que entró finalmente al edificio del Servicio Médico Forense. Allí vi una de las cosas más espantosas de mi vida: las planchas eran insuficientes, por lo que estaban repletas de cadáveres amontonados, unos encima de otros. Había cuerpos de niños, de niñas, de mujeres embarazadas… Habría algunos 200 cadáveres de gente masacrada. La misma escena cuya foto vi después publicada en la revista ¿Por qué?, que dirigía Mario Menéndez. Esa foto yo la viví. Yo vi esa escena».

… nos dijeron que solamente podíamos sacar el cadáver de mi hermano si testimoniábamos, en el acta de defunción, que había muerto por otra causa…No nos quedó más alternativa que dejar asentado que mi hermano murió por otras causas, ahorita ya ni recuerdo cuáles…Diana considera que será imposible investigar los hechos basándose en actas ministeriales o en certificados de defunción, puesto que en aquel entonces los familiares fueron obligados a poner otras causas de las muertes. «Más que por las actas, la investigación tendría que guiarse por testimonios de los familiares de las víctimas. Pero entre nosotros nunca hubo contacto. No había esa conciencia del derecho que hay ahora.

FUENTE

MÁS TESTIMONIOS

Florencio López Osuna

Llévatelo, y a la primera pendejada, te lo chingas, fue lo último que escuchó antes de que lo bajaran, a empellones, del tercero al segundo piso del edificio Chihuahua.

Había sido el primer orador del mitin y fue el único de la lista de tres comisionados para hablar esa tarde en nombre del Consejo Nacional de Huelga —los otros eran David Vega y Eduardo Valle—, que alcanzó a pronunciar su discurso.

Yo estaba en el centro de la tribuna. Cuando comenzaron los disparos, me di la vuelta, y, dando la espalda a la plaza, vi que el tercer piso se había llenado de gente que, después supe, era del Batallón Olimpia. Eran jóvenes como nosotros. Algunos traían una fusca en la mano; otros cargaban metralleta. Todos traían un guante blanco. A unos pasos de donde estaba, David (Vega) forcejeaba por el micrófono con uno del Batallón Olimpia, al que se le salió un tiro.

Los del batallón les dieron tres instrucciones: ‘Todos a la pared, todos al suelo y al que alce la cabeza se lo lleva la chingada’. Mientras tanto, un tipo alto, fornido, con gabardina, disparaba contra la multitud.

López Osuna permaneció de pie; durante segundos, pegado al barandal del tercer piso, pudo ver cómo se formaba un remolino en la plaza, la gente se movía como una ola de mar. En ese momento, uno de los agentes lo tumbó al piso, cayéndole encima.

A los que estábamos en el tercer piso nos dividieron: A unos los subieron al cuarto piso y a otros nos bajaron al segundo. Yo fui de estos últimos. Un tipo que estaba acostado con nosotros nos decía en qué turno debíamos arrastrarnos. A unos pasos de ahí, había otro tipo en cuclillas. Era el que mandaba. Todavía lo recuerdo: patilludo, orejón. Cuando tocó mi turno, el que estaba acostado le dijo a su jefe: ‘Éste fue orador en el mitin’. Entonces, me jalaron, me mentaron la madre. Ahí empezaron los chingadazos.

René Manning

Cuando empezó la balacera, estábamos viendo por una pequeña ventana, apena cabían dos personas para observar. Fernando vio que por el lado izquierdo, por donde estaba el cine Tlatelolco, y por el lado de Reforma, comenzaron a entrar los soldados. Yo me fijé en el helicóptero, cuando arrojó las luces de bengala: una roja y dos verdes.

En el balcón que estaba debajo, a mi izquierda, donde estaban los líderes hablando, vi cuando un hombre de guante blanco agarró a uno del cabello, le puso la pistola en la sien y le disparó… Yo lo vi. Ése fue el primer disparo que escuché y entonces comenzaron a entrar los soldados a la plaza. Entraron abriendo fuego contra la gente que estaba en la explanada. Después entraron una o dos tanquetas disparando contra el edificio Chihuahua. Fernando me jaló y nos fuimos hacia atrás, en ese momento entró una ráfaga de la tanqueta exactamente en el departamento. Rompieron las tuberías y el departamento comenzó a inundarse. Nos fuimos a la última recámara. Ahí nos mantuvimos hasta las cuatro de la madrugada.

Enrique Espinoza Villegas

Estaba en la Preparatoria 5 y era activista. Tenía 19 años y no participé en el Comité de Huelga. El 2 de octubre quise estar en el tercer piso del Chihuahua porque allí iban a estar otros amigos.

Llevé a mi madre, pero la dejé en la explanada y me subí. Cuando estaba hablando Socrátes (Amado Campos Lemus) empezó el tiroteo y quise bajar por mi madre, pero ya no me dejaron. Me detuvieron los del guante blanco, que comenzaron a dispararle a la gente.

Había dos niños de secundaria que, cuando vieron que los del guante blanco disparaban contra la gente, se les aventaron. Ahí mismo los mataron. Primero les dispararon y en el suelo los golpearon con las cachas de las pistolas. Iban con suéter café.

Con tristeza y remordimiento recuerda que no pudo ayudar a su madre Esther Villegas, a la que también se la llevaron los soldados. Ella estaba en las escaleras, alcancé a agarrarla, pero me detuvieron. Me llevaron a un departamento del tercer piso, donde estaban Luis González de Alba, Cabeza de Vaca, Sócrates y La Tita. Allí el policía del sombrero que aparece en las fotos era el que nos quitaba las pertenencias a todos los detenidos.

Pero después Enrique y González de Alba fueron llevados a otro departamento: Allí me quise escapar, vi un guante blanco tirado y traté de ponérmelo, haciéndome pasar por uno de ellos. Con los ojos Luis me decía que no, pero yo tenía miedo y quería escaparme para ir por mi madre, a la que también habían golpeado. Se dieron cuenta porque el guante rechinó cuando quise ponérmelo, me golpearon hasta que perdí el conocimiento. Creo que uno de ellos mismos me salvó porque les pidió que ya no me siguieran golpeando. Cuando desperté me bajaron a la entrada del edificio, donde nos tomaron la foto a un lado del elevador. Yo estoy de espaldas, soy el más alto.

Cuenta que en el Campo Militar Numero Uno nos llevaron a las galeras con camas de metal. Nos despertaban a la media noche y nos decían que nos iban a fusilar. Había ferrocarrileros, trabajadores del banco, estudiantes. Me golpeaban mucho, la tortura también era psicológica. Sacaban gente y se oían tiros, todos temblaban. Nunca vi que regresaban.

Ahí vi a Nazar Haro, varias veces fue a entrevistarnos, casi siempre a la medianoche o en la madrugada. Llegaba con sombrero y gabardina blanca, nos ponía bajo una lámpara y nos preguntaba: ‘¿Qué andabas haciendo, eres estudiante, del Comité, conoces a los líderes?’. No me golpeó, me hice pasar como trabajador de Aurrerá, estaba muy asustado. Me tomaban fotos mientras me interrogaban, huellas digitales de todos los dedos de las manos. Me parecían eternos, con preguntas insistentes.

FUENTE

FOTOS DE LA MATANZA DE TLATELOLCO














Enlace a una galería de El Universal, con muchas imágenes e interpretaciones de las lesiones

Les dejo un par de videos de un documental realizado por Discovery Channel sobre esta masacre, obtenidos de sergioaguayo.org: