Tag Archive: corrupcion


Felipe Calderón

© Desconocido

El sexenio de Felipe Calderón termina y, como siempre que finaliza un ciclo, cabe preguntarse por los cambios sucedidos a partir del inicio. ¿México es mejor o peor que hace seis años? Es difícil decirlo, pero, por lo pronto, parece que sí es más impune, menos justo y más desigual.

En pocas semanas Felipe Calderón dejará de ser presidente de México, terminando así un periodo que casi desde el inicio estuvo signado por la violencia, el terror, la muerte, el sufrimiento y otras realidades afines que siempre se superaron a sí mismas en la escala de lo cruento y lo doloroso: a los “ajustes de cuentas” se sucedieron las decapitaciones y las torturas, a estas las matanzas multitudinarias, las decenas de cuerpos arrojados primero en parajes más o menos deshabitados como La Marquesa y después en plenas ciudades como Boca del Río y algunas otras de la zona del Golfo de México, el descubrimiento de fosas clandestinas también atestadas de cadáveres anónimos (estas en Durango y Guerrero especialmente) o los atentados contra la población civil como el incendio del Casino Royale en Monterrey.

En cada uno de estos acontecimientos llegó a decirse que las cosas no podían ir más lejos y, sin embargo, cada uno estableció una nueva marca en esta frenética carrera del horror, puntos sin retorno insoslayables al momento de pensar retrospectivamente en lo que nos queda de esta administración encabezada por el panista.

La pregunta, por supuesto, no es sencilla y como tal no admite una sola respuesta. Puede decirse, quizá justificadamente, que en ciertos aspectos México no es peor que hace seis años. De entrada, a pesar de las muchas muertes, no nos encontramos sumidos en el caos y la desesperación. En todo caso la nuestra es una especie de “aura mediocridad”, una zona de confort y conformismo que explica en buena medida la pasividad mayoritaria con que se acepta la realidad de nuestro país que, en otras circunstancias sociales, se creería con elementos suficientes para desencadenar un cuestionamiento de amplio alcance hacia la manera en que han actuado gobernantes y autoridades.

A este contexto debemos, entre otras cosas, que al menos en un elemento muy específico México sí haya experimentado un retroceso: la percepción que se tiene sobre la impartición de justicia. Mientras el territorio nacional se cubría de sangre y de luto, los escritorios de los ministerios públicos y las oficinas de investigación policíaca – tradicionalmente indolentes de por sí – se vieron sobrepasados, sepultándose expediente tras expediente en investigaciones que solo en una ínfima proporción se han resuelto con satisfacción. Actualmente solo 2 de cada 10 homicidas reciben sentencia condenatoria, según cifras del Poder Judicial Federal y de la Procuraduría General de la República.

Es comprensible, entonces, que ciertos individuos tengan la idea de que pueden delinquir sin temor a recibir el castigo legal correspondiente. Como ejemplos pueden recordarse los de Marisela Escobedo, asesinada a las puertas mismas del Palacio de Gobierno de Chihuahua, y el de Urbano Macías y José Guadalupe Jerónimo, comuneros de Cherán, asesinados y torturados apenas un par de semanas atrás, ambos altamente significativos por la voluntad de cambio y verdadera transformación que representaban. Sin embargo, quizá ninguno tan elocuente de esa idea de impunidad que intento definir que el de los hombres que después de robar y violar a un grupo de jóvenes que acampaban en un paraje rural cerca de la ciudad de México, en Ixtapaluca, continuaron con su vida como si nada, viviendo en su residencia habitual, sin intentar esconderse u ocultarse por un tiempo, seguros como estaban, según declararon algunos de ellos, de que “no los iban a agarrar”.

Es posible, claro, que con cifras y estadísticas se rebata esta premisa. Sin embargo, al menos en lo que respecta a la percepción colectiva, a la idea más o menos vaga pero definitiva con que alguien piensa el funcionamiento del aparato de justicia mexicano y a partir de la cual decide cometer o no un crimen, el daño está hecho. Si alguna herencia deja Felipe Calderón, es un enorme daño a la credibilidad y la legitimidad de nuestras instituciones públicas de justicia.

Anuncios

Armando G. Tejeda
La Jornada

  • La operación Dark waters empezó en 2009
  • Jesús Gutiérrez Guzmán, primo del capo, entre los detenidos
Peña Nieto y Celaya Valenzuela

© Foto Tomada de la página de Facebook de Celaya Valenzuela
Enrique Peña Nieto, candidato presidencial del PRI, y Rafael Humberto Celaya Valenzuela, supuesto colaborador del cártel de Sinaloa

Madrid, 10 de agosto. La policía española, en colaboración con la Oficina Federal de Investigación (FBI), detuvo hoy en Madrid a cuatro presuntos miembros del cártel de Sinaloa, liderado por Joaquín El Chapo Guzmán, entre los que se encontraría Jesús Gutiérrez Guzmán, aliasManolo, primo hermano del jefe de la organización delictiva.

Otro de los detenidos es Rafael Humberto Celaya Valenzuela, abogado de profesión y con una supuesta relación cercana al priísta Enrique Peña Nieto, con quien tiene numerosas fotografías en su cuenta de Facebook – lo mismo que con el senador electo Emilio Gamboa Patrón – , al ser simpatizante del PRI y asiduo asistente a los actos proselitistas de la reciente campaña presidencial del ex gobernador del estado de México.

Estados Unidos solicitará la extradición, mientras el gobierno de México se remitió al comunicado de la policía española, en el que explica brevemente que la operación de captura, denominada Dark waters (aguas profundas o negras), evitó el asentamiento en Europa de la organización criminal mexicana, considerada por el Departamento de Estado de EU como la más poderosa del mundo, y su líder, El ChapoGuzmán, como el traficante de drogas más peligrosos e influyente del planeta.

La operación policial empezó en 2009, con seguimientos discretos a algunos de los hoy detenidos – sobre todo al primo hermano de El Chapoy al abogado simpatizante del PRI – , a quienes ya se había identificado como operadores y ejecutores del grupo criminal mexicano. La detención se llevó a cabo tras la segunda visita en dos años de los principales responsables de llevar a cabo el desembarco de la organización en Europa, a través de España.

Narcosistemas de protección

Los cuatro detenidos son el citado primo hermano de El Chapo, de 37 años; el abogado y supuesto amigo de Peña Nieto, de 52 años; Samuel Zazueta Valenzuela y Jesús Gonzalo Palazuelos Soto. Llamó la atención de la policía tanto el secretismo de sus dos últimos viajes – en marzo de 2011 y finales de julio pasado, sólo unos días después de las elecciones en México – , al establecer sistemas de autoprotección y seguridad habituales entre las organizaciones criminales. El último viaje de los detenidos se produjo días después de intentar introducir por el puerto de Algeciras un cargamento de 373 kilogramos de cocaína, que podría ser el principio de actividades de este tipo más voluminosas y numerosas.

Celaya Valenzuela tiene en su cuenta personal de Facebook numerosas fotografías con Enrique Peña Nieto, con quien aparece abrazado en varias de ellas. De hecho, según se puede ver en las imágenes, el detenido asistía con frecuencia a los actos proselitistas del PRI en la reciente campaña presidencial y entusiasta seguidor del candidato.

Tres de los detenidos se hospedaron en el lujoso hotel Palace de Madrid, adonde suelen llegar tanto los representantes del gobierno de México cuando viajan a la capital española o donde se hospedó la panista Josefina Vázquez Mota, quien también compitió recientemente por la Presidencia. El otro detenido se alojó en un hotel del Paseo de la Castellana. Todos fueron capturados en las inmediaciones y se les incautó dinero en efectivo – 5 mil 500 dólares y 3 mil euros – , además de documentos y soportes informáticos que podrían servir para conocer con más detalle los supuestos planes de El Chapo Guzmán en Europa o la proximidad del abogado detenido con Peña Nieto y el PRI.

Los presuntos narcotraficantes no opusieron resistencia; incluso, uno de ellos pidió a la policía que le regresaran la factura de unas compras realizadas en una tienda española para que, a su salida, le devolvieran los impuestos.

La investigación más importante se desarrolló los últimos dos años en Estados Unidos, cuando los agentes de la FBI iniciaron una investigación sobre los supuestos planes del cártel de Sinaloa de exportar cocaína a Europa a través de cargamentos marítimos legales. El gobierno de Estados Unidos presentará una demanda de extradición de los cuatro detenidos, mientras el gobierno de México, por medio de la embajada en Madrid, encabezada por el panista Francisco Ramírez Acuña, se remitió al comunicado de la policía española.

© Desconocido
Tan sólo promesas electorales. Hollande es otro defensor del sistema patócrata.

El proceso electoral en Francia nada tiene que envidiar a las elecciones en las republicas bananeras de América Latina o cualquier parte del África, donde los juegos artificiales y el espectáculo de circo encubren el engaño y la estafa. En Francia la contienda electoral fue entre Nicolas Sarkozy presidente saliente que ambicionó la reelección y François Hollande, candidato del Partido Socialista francés. El primero, es un personaje egocéntrico, ridículo y con aspiraciones de pequeño dictador. Algo así como una caricatura grotesca de Napoleón. Desde el inicio de su gobierno aplicó una política antipopular y sus posturas groseras hicieron que se ganara el desprecio de la mayoría de franceses. Es tan derechista que es difícil hacer la diferencia entre él y Marina Le Pen la líder de la derecha fascista de Francia. Su gobierno fue marcado por escándalos de corrupción, actitudes racistas y de odio contra los extranjeros. En la mitad de su gobierno, cerca del 70% de los franceses rechazaban su administración.

El segundo candidato y flamante presidente asumió poses de candidato de “izquierda”, reformador y socialista, pero durante su campaña electoral dejo al descubierto sus contradicciones con ofrecimientos puramente electorales. Por ejemplo, al inicio de su campaña, en forma ambigua, como para no herir a los poderosos, dijo que su verdadero “adversario en esta batalla no tiene nombre ni cara ni partido. Es el mundo de las finanzas”. Todo el mundo se quedó con la boca abierta. Muchos se preguntaron: ¿y las transnacionales francesas instaladas en Irak, Afganistán, Libia, donde con el dinero de los franceses hacen guerras para apoderarse de gigantescas ganancias? Lo mismo ocurrió con el problema de los extranjeros en este país. En la campaña electoral se opuso al discurso anti extranjero de Sarkozy, pero a medio camino, cambió de rumbo y dijo que en un “periodo de crisis, la limitación de la inmigración económica es necesaria e indispensable”.En estas elecciones no hubo, como dijo la propaganda, una confrontación entre izquierda y derecha. “Francia gira a la izquierda” han dicho diferentes analistas y diarios del mundo. Los partidos socialistas de Europa son organizaciones al servicio de las transnacionales y del gran capital internacional. Los socialistas europeos cantan la internacional pero son organizaciones anticomunistas y defensores de la propiedad privada y los monopolios. Son defensores del sistema imperialista mundial y enemigos del progreso social, la justicia y el bienestar social. Los partidos socialistas, tanto en Francia, como en España, Portugal, Grecia y otros países están enganchados al Estado, son defensores del sistema, y en recompensa reciben financiamiento del dinero público sin el cual no podrían sobrevivir. Solo para el 2009, el Partido Socialista Frances recibió del Estado cerca de 23 millones de euros a titulo de subvención directa (fuente: Observatotoire des subventions). Aparte de esta subvención, el Estado financia al PSF centenas de organizaciones sin fines de lucro que este partido utiliza para el proselitismo partidario.

Las diferencias entre François Hollande y Nicolas Sarkozy se refieren sobre todo al tono del discurso electoral, pero no a cuestiones fundamentales del sistema político y económico. El propósito de este proceso electoral, ha sido reacomodar las clases políticas en el poder.La crisis obliga a cambiar las caras en el sistema administrativo del Estado. El gobierno ha sido removido, no para cambiar el carácter del Estado y menos la esencia del sistema político y económico francés. El cambio de gobierno responde a las necesidades actuales de la crisis de este país. Sarkozy se había desgastado demasiado para seguir al frente del Estado.

Vista la perspectiva de la crisis económica resulta conveniente para los grupos de poder, un presidente de “izquierda” que por un tiempo (extenso o corto eso dependerá de la crisis) podrá seguir mintiendo y conteniendo las expectativas del pueblo francés. Aquí ocurre algo semejante que en España donde los “socialistas” de Zapatero, que han dejado un país en ruinas con cerca de 6 millones de trabajadores en la desocupación (5.639.500 y 24,44%), fueron cambiados no por otra “izquierda”, sino por la extrema derecha franquista. El diario Le Monde dijo que el triunfo de Hollande fue celebrado con música de acordeón y la canción “La vida en rosa” de Edith Piaf. Para Hollande fueron 17,8 millones de votos (51.62 %) y para Sarkozy 16,7 millones (48.33%). De 45 millones de inscritos solo votaron 36,6 millones de personas. Ello significa que 8,6 millones de personas no les importaron ninguno de los candidatos. Sobre el total votos (inscritos) Hollande solo tuvo 48,6% de los votos, lo que hace menos de la mitad. A esta cifra hay que agregar que dos millones 100 mil electores votaron en blanco o anularon su voto (5,84 % des votantes). Como han dicho diferentes analistas, es la primera vez en la historia de la quinta Republica que el voto blanco y nulo fue tan abultado.

El marco coyuntural de las elecciones francesas es la grave crisis mundial del capitalismo, la decadencia del liberalismo y el ascenso de la extrema derecha llámense populista, nacionalista y fascista en todo Europa. 
En el aspecto interno Francia es un país hundido en crisis general, sobre todo moral y política. Tiene en la actualidad 2 millones 870 mil trabajadores desempleados y más de un millón de ellos perdieron sus puestos durante el gobierno de Nicolas Sarkozy. Su grandioso pasado filosófico, cultural y político, nada tiene que ver con la mediocridad de la actualidad, cuyas clases políticas (derecha e izquierda) constituye lacras mediocres en comparación con los gestores de la Revolución Francesa y la Comuna de Paris. Durante todo el periodo del régimen de Nicolas Sarkozy, los intelectuales, escritores y periodistas se han preocupado más del trasero de Carla Bruni que del destino de la nación. Las andanzas perversas sexuales de Dominique Strauss Kahn (DSK), del mismo partido que Hollande, ocuparon mas espacio que la guerra en Afganistán o la revuelta en las países árabes. Como ha dicho el escritor Philip Gourevitch “Francia un país de historia prodigiosa es ahora un Estado disminuido, apenas un pedazo de Europa, y ella encarna todas las líneas de factura del siglo XX”.

© Efe
Cambio de caras en la presidencia,¿pero habrá cambio de politicas?

Hollande, se ha presentado como representante de las aspiraciones del pueblo francés, pero ello no es muy cierto. Diferentes investigadores franceses y extranjeros han escarbado un poco en su amigos influyentes. La lista es amplia. Un amigo poderosos de Hollande es Jean-Pierre Jouyet, presidente de la Autoridad de Mercados Financieros (nombrado por Nicolas Sarkozy). Este personaje de derecha le gusta hacerse llamar “gaulliste de izquierda”. Ha presentado a Sarkozy como un “republicano y demócrata”. Este “gaullista” y amigo de Hollande es casado con Brigitte Taittinger, heredera de la gran familia propietaria del champagne del mismo nombre. Entre los amigos de alta finanza de Holanda hay que nombrar a Emmanuel Macron, banquero de la banca privada Rothschild. Otro de los banqueros que ha sostenido la campaña electoral de Hollande es Henri de Castries. Este es presidente del Grupo AXA, una transnacional de seguros y de capitales. Tienes 95 millones de clientes y funciona en 61 países. Este banquero se hace llamar también “gaulliste social”. El gigante Grupo Carrefour, a través de su administradora Anne-Claire Taittinger, es otro de los grandes capitalistas que sostienen a Hollande. En el lado de la prensa, el nuevo presidente francés ha sido sostenido por el diario el Mundo (Le Monde) que esta controlado por tres millonarios y hombres de negocios: Pierre Bergé, Xavier Niel y Matthieu Pigasse, este último es director general del banco Lazar en Europa.Hollande, reconoce solo un padre político. Ese es François Mitterrand, icono de los actuales socialistas. Mitterrand fue durante dos periodos presidente de Francia. Gano las elecciones en 1981 y reelegido en 1988 cuyo mandato duró hasta el 1995. Sus dos mandatos en cohabitación con la derecha terminan en desastre. La desocupación que era en 1981 de 1,5 millón de trabajadores (6%) pasó en 1993 a 3 millones (cerca del 10%) de los asalariados.

François Mitterrand siempre ha estado acompañado de un oscuro pasado político. Oficialmente se ha dicho que durante la segunda guerra mundial fue funcionario del odiado régimen de Vichy (gobierno de colaboración con Hitler) pero que aprovechó ese cargo para colaborar con una red de resistentes.La verdad ha sido otra. Diferentes historiadores han señalado que Mitterrand tuvo simpatías y colaboró voluntariamente con el gobierno de Vichy. Por esta razón, en 1981 Alain de Boissieu Gran Canciller del Consejo de la Orden de la Liberación se negó a entregar a Miterrand la Orden Nacional de la Legión de Honor, que desde 1802 corresponde a los altos dignatarios de Francia. Mitterrand, antes de alcanzar la presidencia fue ministro del interior y después ministro de justicia (1954) del gabinete de Guy Mollet. A partir de esos cargos ministeriales se encargó de reprimir violentamente a los patriotas de Algeria colonizada por Francia. ‘Algeria es Francia, y cada departamento de Algeria son departamentos de la Republica francesa”, decía Francois Mitterrand el 12 de marzo de 1954. Se opuso violentamente a la independencia de Algeria.Tanto la primera vuelta electoral (22 de abril) así como segunda (6 de mayo) ha mostrado las incoherencias del sistema político francés, así como la desesperanza política de millones de franceses. En Francia votar no es obligatorio como en otros países de Europa. En la primera vuelta se inscribieron 46 millones de personas. De esta cantidad 10’145,333 no votaron o anularon sus votos lo que significó el 22.04% del total inscritos. Esta tasa de abstención (voto de protesta) ha sido superior que en las elecciones de 2007 que solo significó el 16,2 % de los votantes. En la primera vuelta Francois Hollande logró 10’272 705 lo que significa 23% de los inscriptos y no 28.63% como ha dicho la prensa francesa.

Por su parte, Nicolas Sarkozy (Union pour un mouvement populaire (UMP) en segundo lugar tuvo 9’753 629 que en porcentaje es algo así como 21% de la votación y no 27.18% como dijo la propaganda. La derecha fascista estuvo representada por Marina Le Pen (Frente Nacional) en tercer lugar atrajo mas de 6 millones de votantes (17,90 % de los votos validos).Aparte de Hollande, Sarkozy y Marine Le Pen, se presentaron una serie de pequeños aspirantes a la presidencia que como los arlequines del teatro italianos del siglo XVI tuvieron el rol de dar un poco de música y colorido a la comedia electoral. El panorama se vistió de gala para recibir a los marxistas-leninistas, revolucionarios, trotskistas, obreros candidatos y ecologistas, cuyos porcentajes de votos servirían solamente para sostener al candidato presidencial favorito y mostrar la generosa democracia burguesa en Francia. Ahí estuvo en primera línea Jean-Luc Mélenchon del “Frente de Izquierda” (11,10 %), el obrero Philippe Poutou del Nuevo Partido Nouveau Anticapitalista (1,15 %), Nathalie Arthaud del grupo Lucha Obrera (0,56 %), Jacques Cheminade, de Solidaridad y Progreso (0,25 %), Nicolas Dupont-Aignan del grupo De pie la Republica (1,79 %), Eva Joly de los ecologistas (2,31 %), y François Bayrou, un católico de derecha del Movimiento Democrático (9,13 %) que en segunda vuelta inclinó su voto por Hollande.

El triunfo de Francois Hollande no cambia la estructura de poder en Francia. El nuevo presidente francés no está en contra de las transnacionales y de los ricos de este país. Desde muchos antes de su campaña electoral, ha apoyado la intervención de las tropas francesas en Afganistán, Libia y en otras guerras de rapiña. En plena campaña por la presidencia ha expresado su apoyo a la utilización de la fuerza nuclear como “arma de disuasión y de garantía” estratégica del poderío militar de Francia. Ha sostenido la campaña internacional antiterrorista de las potencias mundiales que encabezan los Estados Unidos. El 20 de abril (dos días antes del primera vuelta) declaró que de ser elegido apoyará una intervención militar a Siria.

Esto no lo vimos en las televisiones españolas:

¿Por qué se levantó el Rey? Quizá tenga que ver algo con este artículo:

LOS NEGOCIOS DEL REY DE ESPANA

LOS NEGOCIOS DEL REY DE ESPANA

Atención este documento que voy a escribir me ha costado muchísimo encontrarlo debido a la censura monárquica. Durante los últimos 30 años, los medios de comunicación españoles han reconstruido la imagen del heredero del dictador Francisco Franco, Juan Carlos de Borbón sin posibilidad de réplica.

Nos han inculcado “a capa y espada” que el monarca es simpático, dicharachero y campechano para tratar de imponer y afianzar la restauración monárquica previamente inscrita en el testamento franquista.

Sin embargo y a pesar del “pacto mediático”, la figura del rey dista mucho de ser incuestionable, a su falta de legitimidad democráctica en ciertas ocasiones y a su todavía dudosa actuación en el Golpe del 23-F, es preciso añadir uno de los temas mas censurados durante su reinado; sus negocios.

Los negocios de Juan Carlos y su estrecha relación con la clase empresarial y aristocrática tienen muy poco que ver con esa imagen de campechano que nos quieren dar los medios. Es sonada su relación con Jose María Cuevas, Presidente de la patronal y los regalos del monarca a dicha persona, entre ellos un Bentley Continental, casualmente automovil que conduce el monarca en sus ratos libres.

Cuando Juan Carlos de Borbón fue entronizado carecía totalmente de fortuna personal. En 1963, un año después de su boda real con Doña Sofía, el banquero Luis Valls Taberner conenzó a proporcionar al monarca una generosa cantidad de dinero (en forma de intereses bancarios) destinada a aportar liquidez económica a los recién casados. También contribuyeron muchos nobles del franquismo a alimentar las arcas reales para salvar según ellos al país de la hecatombe republicana.

Otro personaje singular que declaró que hizo transferencias importantes al monarca fue Ruiz-Mateos, tras la expropiación de Rumasa (su empresa) el empresario acusó al rey de haber aceptado cientos de millones, no solo de su propio bolsillo sino de diversos accionistas. El Fiscal General del Estado acusó de un delito de injurias al empresario, pero ni Ruiz-Mateos fue procesado, ni su denuncia aclarada.

El periodista Jesús Cacho en su libro EL NEGOCIO DE LA LIBERTAD, reveló algunas de las fuentes de financiación de Juan Carlos I; una de ellas fue el petróleo, el cuál, generaba unas jugosas comisiones procedentes del crudo que se importaba a España.

Nada más ocupar el trono de España, su hombre de confianza Manuel Prado y Colón de Carvajal (Marqués del Prado), se dedicó a mandar varias misivas reales a otros monarcas, especialmente del mundo árabe (al Sha de Persia) solicitandoles dinero en nombre del Rey de España para fortalecer la monarquía española.

Especiales relaciones tenía el monarca español con los reyes árabes, a los cuales, recién empezada la democracia española, en una ocasion les llegó a solicitar un crédito de 100 millones de dólares, alegando ser destinado para las arcas estatales…

Algunos de los hombres que han estado en algún momento cerca del rey de España han sido: Mario Conde, Alfonso Escamez, “Los Albertos” o Luis Roldán. Mario Conde fue una de las amistades peligrosas del rey, cuando BANESTO fue intervenido aparecieron dos cuentas a nombre de Juan Carlos de Borbón-Dos Sicilias y Orleans con varios millones de pesetas. Mario Conde en su día confesó que ese dinero fue destinado para la ampliación de capital bancario.

Cuando el Rey elige Mallorca para pasar sus vacaciones, afianza un grupo de amistades potentes y aristocráticas, que junto con Giovanni Agnelli, Raul Gardini y Juan Abelló, le compran el yate Fortuna que tantas alegrías solariegas le ha proporcionado. Años más tarde Gardini se vió implicado en casos de corrupción en Italia y se suicidó finalmente en 1994.

En el año 2003 llegó de Francia el última escándalo Real, durante el juicio de un caso por apropiación indebida, el ex-presidente de ELF, Le Floch-Prigent, declaró en el juicio sobre la compra de DETROIT DIESEL, haber entregado 55 millones de euros al rey de españa, con el que confesó haberse visto en múltiples ocasiones en su domicilio privado.

En la actualidad resulta dificil cuantificar a cuanto asciende la fortuna real española, según Forbes (edición 2003) es de 2.500 millones de euros, dicha revista en España fue secuestrada y sus números en éste país fueron destruidos clandestinamente, sin embargo, fuera de España la revista fue vendida con normalidad. ¿Es España una democracia?

“¿POR QUÉ TE CALLAS AHORA?” LE PREGUNTA UN CORONEL DEL EJÉRCITO AL REY

“Y tú, todavía rey franquista, aún protegido como estás por la larga mano del dictador”

Por Amadeo Martinez Inglés, coronel del ejército español

Recordando la famosísima frase que le dirigiera el monarca español al Presidente venezolano Hugo Chávez, “¿Por qué no te callas?”, el coronel del ejército español, Martinez Inglés, se la devuelve ahora al monarca en relación con el affair de presunta estafa multimillonaria protagonizada por su yerno Iñaki Urdangarin.

Sí, sí, regio suegro del atlético Urdanga; divino monarca enviado por el Espíritu Santo a este bendito país para velar por la democracia, la felicidad, la salud y el bienestar de sus sufridos ciudadanos; rey sin par que crees provenir del testículo derecho del emperador Carlomagno cuando en realidad lo haces de la pérfida bocamanga del genocida Franco.

Sí, tú,  último representante en España de la banda de borrachos, puteros, idiotas, descerebrados, cabrones, ninfómanas, vagos y maleantes que a lo largo de los siglos han conformado la foránea estirpe real borbónica culpable del atraso, la ignorancia, la degradación, la pobreza, el odio y la miseria generalizada de centenares de generaciones de españoles; presunto (estamos en un Estado de derecho aunque no lo parezca) malversador de fondos públicos para pagar francachelas sexuales; corrupto máximo en un país donde, desgraciadamente, la corrupción se mama desde la cuna; impune muñidor de una descomunal fortuna personal que nadie en este país sabe de donde ha salido; vil autogolpista castrense en aquél recordado 23-F que organizaste in extremis para salvaguardar tu detestable corona franquista; fratricida confeso (o presunto asesino) en tu juventud; reo de un delito de alta traición a la nación española al pactar en 1975 con el Departamento de Estado norteamericano, ostentando interinamente la Jefatura del Estado español por enfermedad del dictador Franco, la entrega vergonzante a Marruecos de la totalidad de la antigua provincia española del Sahara Occidental (territorio bajo administración española, según la ONU) en evitación egoísta de una guerra con ese país que hubiera puesto en peligro tu tambaleante corona; corresponsable, en consecuencia, del espantoso genocidio posterior (más de tres mil víctimas) cometido por el rey alauí, Hassan II, para dominar el inmenso territorio abandonado por España… tú que mandas callar a voz en grito a jefes de Estado extranjeros.

¿Por qué callas ahora? ¿Por qué no hablas, y cuanto antes, a los españoles?Primero ¡faltaría más! de las andanzas presuntamente delictivas (los jueces hablarán próximamente) de tu deportivo yerno, ese caradura integral que se ha valido de su matrimonio (con el, seguramente, también delictivo consenso de su gentil esposa) y de la impunidad casi absoluta de que ha gozado hasta ahora la llamada familia real española, para apropiarse de millones de euros del erario público. Con la gentil colaboración de políticos y altos cargos de las derrochadoras y detestables administraciones públicas de este país (central y autonómicas).

Y en segundo lugar, supremo líder de la ya amortizada monarquía franquista del 18 de julio, y ya va siendo hora, háblanos de todas las irregularidades y presuntos delitos cometidos por tu regia persona, algunos de los cuales acabo de señalar y que este humilde mortal (o plebeyo, como quieras) ha denunciado repetidas veces en los últimos años ante las Cortes Españolas, única institución que puede entender de los mismos en base a la absoluta impunidad constitucional de la que gozas gracias a tu amado generalísimo, el tercer dictador más sanguinario de la historia europea después de Hitler y Stalin. Presuntos delitos de los que más tarde o más temprano tendrás que responder ante el pueblo español y que, no te quepa la menor duda, ocuparán algún día páginas y páginas en la triste historia de este país de la modélica transición y gaitas parecidas.

Porque, amigo monarca, ya conoces los populares dichos: “A todo cerdo le llega su San Martín” y “El tiempo coloca a cada uno en su lugar”. Y a ti, y a toda tu familia y parentela más o menos cercana de enchufados, vagos y maleantes de toda laya, parece ser que está a punto de llegaros esa suculenta y tradicional onomástica de ancestral raíz gastronómica a la vez que el justiciero “devenir temporal de la historia” os arrincona sádicamente contra vuestro propio latrocinio y contra vuestra y escandalosa corrupción; decidido a bajaros a todos a las negras profundidades del infierno político y social.

El largo tiempo del vino (Vega Sicilia, naturalmente) y las rosas de palacios y lujosas residencias veraniegas (más de siete lustros), gastándoos a espuertas el escaso dinero de los amados y tontorrones súbditos, toca a su fin. Y todos, absolutamente todos los componentes de esa tu despreciable familia real, tendréis que comparecer algún día ante la justicia; unos, como el atlético y descerebrado deportista de elite que creyó que le había tocado la bonoloto cuando la infantita de marras le eligió como dulce esposo de su particular cuento de hadas, muy pronto, porque las pruebas son irrefutables y porque, aunque torpe y lenta, la bella diosa ciega celtibérica de la balanza de oro, no podrá esta vez mirar para otro lado y tendrá que castigar como se merece tanto derroche, tanto latrocinio y tanta vagancia familiar e institucional; otros, como las infantitas borbónicas casadas o separadas temporalmente de sus parejas, que se dejan querer cobrando espectaculares sueldos millonarios de grandes empresas españolas y multinacionales y que, con tribunales o sin ellos, pronto tendrán que renunciar a tanta bicoca; y tú, todavía rey franquista de todos los españoles, aún protegido como estás por la larga mano del dictador y por la nefasta herencia constitucional de unos cuantos pelotas de intramuros del régimen (padres de la patria, qué risa) que parieron una Carta Magna a tu medida haciéndote divino e inviolable… no te confíes demasiado que el horno no está para bollos y muy pronto pintarán bastos en las calles y avenidas de muchas ciudades españolas.

¡Deja ya de hacerte el muerto! ¡Deja ya de emplear medios del Estado (aviones militares y demás) para acudir a grandes premios de Fórmula I o torneos internacionales de tenis a la par que eludes con total desvergüenza las escasas y ridículas obligaciones de tu medieval cargo…y habla! Cuéntanos a los españoles si conocías o no las presuntamente delictivas andanzas de tu todavía yerno, el Urdanga ése, y por qué te hiciste el sueco si, como es de cajón, las conocías. Y, también, nos pones al corriente de a cuanto asciende a día de hoy tu amañada fortunita, de como se desarrollaron (sin entrar en detalles morbosos, desde luego) tus pícaras alegrías amatorias con cargo a los fondos reservados del Estado español, de como transcurrió el tortuoso día (23-F del 81) en el que salvaste a todos los españoles… y de todas las demás guarrerías personales y familiares cometidas en tu ya largo reinado. Así los españoles nos iremos enterando de todo ello sin tener que acudir a Internet y los jueces y los diputados electos del Partido Popular del hoy “muy asustado y mudo Rajoy” podrán ir tomando nota. Para cuando haga falta, naturalmente…

Fuente: http://www.insurgente.org/

El Teletón que hace anualmente Televisa es un tema polémico y, arriesgando herir susceptibilidades, analizamos el entramado de esta orgía de la filantropía capitalista

Este sábado Televisa realizará su maratón “filantrópico” anual, en el que se reunirán todas las estrellas del “Canal de las Estrellas”, los políticos en búsqueda de tiempo aire y los empresarios que buscan los  frutos de la responsabilidad social para aportar en beneficio de los niños discapacitados de México. Veremos la maquinaria de Televisa –la empresa que lleva el estigma de su patriarca Emilio Azcarraga Milmo quien dijera indeleblemente: “Yo hago televisión para jodidos, porque Mexico es un pais de jodidos”– pedir bajo la seducción del espectáculo –imperio de telenovelas, comedia vulgar y futbol mediocre– al pueblo mexicano que saque su “guardadito” para, apelando al simulacro emocional, participar en un derrame de conciencia y caridad, en un acto que “une a México” y que muestra de lo que “somos capaces”, porque recuerda “si se puede” (ese canto de guerra que  apela al mexicano como un ente acomplejado).

Es evidente que analizar y criticar al Teletón –el chantaje emocional que reduce los valores a la farsa por una buena causa, la evasión fiscal, y el marketing de la filantropía que opera como un autofellatio– es un tema delicado, después de todo buena parte de la enorme cantidad de dinero que se recauda seguramente ayuda de manera importante a miles de niños marginados por el sistema económico y político que encabezan empresas como Televisa. Y en general la mayoría de las personas que participan, inluyendo probablemente a muchos de los artistas y empresarios, actúan con una buena intención: la cual se traducirá en que alguno de los tantos niños que sacan en cámara lenta  y con un audio de violines, vuelva a caminar.

Pero, ¿este “bien” que produce el Teleton, exenta entonces –como una mano de Midas que todo lo que toca lo expía– cualquier evasión fiscal y manipulación mediática, justifica cualquier medio por tan loable fin?

Es importante separar los beneficios que se pueden brindar a la sociedad con un evento de esta magnitud del entramado y la doble moral con la que se realiza.  Es difícil saber si en su origen existió una mente maquiavélica en Televisa que pudiera haber dicho: “Copiemos el Teletón de Chile, demos la impresión de que somos altruistas, generemos rating y deduzcamos un raudal de impuestos”. Y hasta “utilicemos a los niños discapacitados porque son los que más impacto causan, y así obtendremos más pequeñas donaciones, las cuales podremos deducir como nuestras”.  Esto no se puede aseverar de ninguna manera, pero la realidad es que el Teletón se mantiene como un gran negocio en múltiples sentidos, lo cual, si no suscribimos al razonamiento de que por este fin cualquier medio se justifica, nos revela una abyección moral: donde la empresa, como supraentidad, lucra con aquellos niños que exhorta a ayudar. En palabras de Slavoj Zizek, en lo que llama la hiporcesía de la filantropía: “se repara con la mano izquierda lo que se destruye con la mano derecha”.

El Teletón es el punto culminante que define la esencia de Televisa, el momento en que el gigante (amarillo) chillante se desnuda. Jugando con el concepto de simulacro de Baudrillard, expresado en esta frase “Disneylandia se halla ahí para ocultar que todo el país ‘real’, todo el Estados Unidos ‘real’ es Disneylandia”, podemos decir que el Teleton, como máximo expectáculo de moralidad, se halla ahí para ocultar que  Televisa es toda ella inmoral –y también toda ella un Teletón, una manipulación para obtener dinero: la telenovelización de la realidad consensual. (Habría que decir que esto no significa que todas las personas que componen esta empresa sean inmorales, sino que, como la supraentidad que es ante el Estado en el caso de su exención fiscal o de promulgar leyes a la medida, es inmoral y esto se debe en buena parte a la personalidad moral que le han imbuido sus dueños y ejecutivos).

“La más grande jornada de amor”, dice Lucero  sobre el Teletón, la mujer que puede llorar a voluntad por el dinero del pueblo y suscitar “el milagro” que se llegue como por arte de magia a la cifra predicha. Además del tema de la masiva deducción de impuestos, la orgía de autopromoción velada y el negocio de la publicidad que significa el rating elevado (los cuales aboradaremos a continuación), no es menor el tema psicosocial, la proyección de los valores, que podríamos llamar “eternos”, como monedas de cambio o como simulacros superficiales de su significado, que reducen toda profundidad a la fatuidad. La fiesta del Teletón ¿es verdaderamente una fiesta de amor, de  empatía, de filantropía, de solidaridad? ¿Son verdaderas las sonrisas de alegría  (o de zalamería) de los artistas y presentadores, los grandes esfuerzos de los empresarios que se toman la foto firmando el cheque gigante, los compromisos de los políticos que se cuadran ante Televisa y las cámaras o incluso los conmovedores spots que nos muestran la cruda realidad de los niños inválidos?

Lo que denota el simulacro que promueve la aportación monetaria es una relación intrínseca de manipulación, que por demás caracteriza en toda su programación a Televisa. El Teletón, que es justamente el programa de TV con el que Televisa busca limpiar su imagen, de todos conocida como ruin en el aspecto de verdaderamente aportar a la cultura, es el programa con el que Televisa  se vuelve corruptamente transparente: como en una radiografía de su psique. Por un lado tenemos a las actrices de telenovela en ropa provocativa hablándole condescendientemente a los mexicanos o a los galanes, machos mexicanos que son argentinos, robando suspiros con toda la épica faramalla dispuesta por floor managers con sus “innovadoras” tomas embebidas en la insalvable estética del alto impacto y por otro lado tenemos a la élite ejecutiva porfiando su alquimia… las empresas aliadas que se confabulan con Televisa celebrando por dentro participar en una situación de ganar-ganar y dirigiéndose al pueblo con resabios de la vieja demagogia que instauró en la conciencia colectiva del país el PRI.

Quien quiera tomar un curso relámpago de análisis de medios y de teoría crítica hará bien en presenciar unos minutos del Teletón –por suerte no necesitára volver a sintonizarlo, porque en ese fragmento podrá apreciar toda la estructura tautológica de manipulación y simulacro que permea a la programación televisiva, que es también programación mental en su punto más bajo.

Ahora bien, este cariz de manipulación-simuacro permea en general a la televisión; evidentemente el punto nodal que hace de este pathos espectacular una polémica fuente de idignación para la conciencia es la usura que oculta, el privilegio elitista que connota.

Mucho se ha hablado de hasta qué punto deduce impuestos Televisa y las grandes empresas que aportan al Teletón.  En un artículo publicado por Eje Central, el investigador Raul Trejo Delabre escribe:

Habrá quienes consideren que ese dinero tiene mejor destino para una causa altruista que en manos de nuestros gobernantes. Pero las carencias fiscales que padece el país tendrían un paliativo nada desdeñable si los consorcios, que suelen deducir impuestos gracias a exenciones como las que les permite hacer el Teletón, pagaran sus impuestos cabalmente y sin subterfugios.

Existen dos vertientes entre las acusaciones que se le hacen a Televisa en  torno a una posible exención fisal a través del Teletón. Por una parte es innegable pero también totalmente legal que estas cuantiosas contribuciones a la causa del Teletón son deducibles de impuestos y, por lo tanto, un dinero que habría de ser destinado al gobierno y a los ciudadanos en general se va hacia una Institución de Asistencia Privada –para la cual no existen cabales mecanismos de auditoría. Aunque obviamente se puede objetar que este dinero está mejor administrado así que en manos del gobierno. Por otro lado se acusa a Televisa de utilizar las contribuciones de los individuos que donan pocas cantidades –pero que suman la mayoría– para traspasarlas como su propia donación y deducir impuestos de dinero del pueblo que ve sus telenovelas y desea a sus artistas.

Sergio Sarmiento, uno de los intelectuales de cabecera de las televisoras (que viven en cómoda lisonja del oligopolio), explica que en realidad esto es imposible y se atreve a jurar a su lectores que esto no sucede. Dice Sarmiento: “De hecho, los donantes pueden sacar un recibo a su nombre directamente en una página de internet”, el cual podrán deducir. Sin embargo, ¿cuántas personas que aportan 10, 20 o hasta 100 pesos se toman la molestia de pedir un recibo?

http://www.scribd.com/embeds/59798518/content?start_page=1&view_mode=list&access_key=key-e5m2j7isgrx6pm9qrz2

Al mismo tiempo existen muchos casos de empresas que aglutinan sus aportaciones, solicitando a sus empleados que aporten (y en cierta forma forzándolos a hacerlo ante una presión social), lo cual, al entregar la cantidad integral, les permite deduir impuestos con el sueldo de sus trabajadores.

En un artículo originalmente publicado en Proceso, Jenaro Villamil escribe:

En el apartado de “destino de los recursos” [de Teletón] sólo se enuncian las cantidades recolectadas cada año y las acciones emprendidas. No hay acceso a las auditorías ni a los informes contables de la fundación ni del patronato. Eso sí, se despliegan las fotos de los filántropos de la discapacidad que integran el patronato: Emilio Azcárraga Jean, Alejandro Vargas Guajardo, Carlos, Adrián y Francisco Aguirre Gómez, Alfredo Harp Helú, Calos Slim Domit, Fernando Landeros Verdugo, Francsico, Ibarra López, Javier Sordo Madaleno, Juan Diego Gutiérrez Cortina, Mauricio Vázquez Ramos, Gabriel Alarcón Velázquez, Juan Franciso Ealy Ortiz, Sergio Gómez Sánchez, Eduardo Ricalde Medina y Sissi Harp Calderoni

Según la investigadora Sara Murúa la auditoría de las donaciones y de los recursos del Teletón está envuelta en una laguna legal:

El problema fundamental con este tipo de fundaciones es la triangulación de sus fondos, que les permite a las grandes donadoras tener mecanismos fiscales privilegiados para exentar impuestos e, incluso, para que ellos declaren como propios los donativos de terceros, en especial, de particulares…

El mundo ideal de iniciativas como Teletón es ‘yo dono, tú donas, todos exentamos… menos los que realizan donaciones pequeñas (entre 20 y 200 pesos) y no reciben comprobantes fiscales”, abunda la especialista. Tampoco se auditan públicamente los recursos posteriores para el “mantenimiento” a los CRIT. Estos fondos son públicos. Por ejemplo, el 9 de diciembre de 2006, el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, agradeció que su entidad fuera la primera en contar con dos centros de este tipo (en Tlalnepantla y Ciudad Netzahualcóyotl) y se comprometió a aportar anualmente “entre 20 y 30 millones de pesos” para el mantenimiento de los centros.

Además de esta especie de tiniebla fiscal que envuelve al Teletón, tenemos un caso en el que una empresa privada, Televisa, asume el rol del Estado, “de papá gobierno”, y toma decisiones con recursos que de otra forma habrían de formar parte del presupuesto del país y de los estados. De nuevo el investigador  Raul Trejo Delabre:

El Teletón le ofrece a Televisa una extraordinaria oportunidad para afianzar su papel como eje de una buena parte de la vida pública mexicana y para exigir la presencia y el acatamiento de otros actores políticos. Gobernadores, legisladores, funcionarios públicos y desde luego el presidente de la República, suelen acudir sin chistar (de hecho, la mayor parte de ellos van radiantes a recibir la bendición mediática) a ese evento de Televisa. Allí, el consorcio comunicacional ejerce vetos pero sobre todo publicita a sus favoritos. Los minutos que reciben en pantalla, son sintomáticos de la complacencia que suscitan en Televisa los personajes públicos con mayores ambiciones política

Para añadir a este cóctel de pantano, Televisa tiene la facultad de vender espacios publicitarios, como ocurre con su programación regular, sólo que se beneficia del rating que le otorga la parafernalia y la panoplia filantrópica del Teletón, lo cual, según Trejo Delabre, encarece sus tarifas. Como si fuera el Mundial de la caridad capitalista.

Más allá de este caso específico, el cuestionamiento de este sistema de deducción de impuestos, limpieza de reputación y autopromoción velada común a la filantropía corporativa es algo que habría que poner sobre la mesa. El filósofo esloveno Slavoj Zizek ha hablado largamente sobre esto. Zizek ve en la filantropía de las grandes empresas un intento por humanizar el capitalismo y por mantener elstatus quo, que es justamente lo que de entrada hace necesario que se hagan estas donaciones. Es decir, en el fondo Televisa o Nike o BP, son la causa de la desiguladad y la pobreza –que motivan estas asistencias sociales– y por lo tanto la solución que proponen es sólo una solución en apariencia, porque de proponer una verdadera solución irían en contra de ellos mismos. Para que Televisa (o Coca-Cola o Goldman Sachs, etc.) pueda seguir incrementando sus ganancias y detentando el poder que le otorga un privilegio para hacer negocios necesita que “los jodidos” (citando a Azcarraga) sigan jodidos y aunque parezca contradictorio, el Teletón y este sistema de filantropía capitalista, contribuye a que esto permanezca así.