Armando G. Tejeda
La Jornada

  • La operación Dark waters empezó en 2009
  • Jesús Gutiérrez Guzmán, primo del capo, entre los detenidos
Peña Nieto y Celaya Valenzuela

© Foto Tomada de la página de Facebook de Celaya Valenzuela
Enrique Peña Nieto, candidato presidencial del PRI, y Rafael Humberto Celaya Valenzuela, supuesto colaborador del cártel de Sinaloa

Madrid, 10 de agosto. La policía española, en colaboración con la Oficina Federal de Investigación (FBI), detuvo hoy en Madrid a cuatro presuntos miembros del cártel de Sinaloa, liderado por Joaquín El Chapo Guzmán, entre los que se encontraría Jesús Gutiérrez Guzmán, aliasManolo, primo hermano del jefe de la organización delictiva.

Otro de los detenidos es Rafael Humberto Celaya Valenzuela, abogado de profesión y con una supuesta relación cercana al priísta Enrique Peña Nieto, con quien tiene numerosas fotografías en su cuenta de Facebook – lo mismo que con el senador electo Emilio Gamboa Patrón – , al ser simpatizante del PRI y asiduo asistente a los actos proselitistas de la reciente campaña presidencial del ex gobernador del estado de México.

Estados Unidos solicitará la extradición, mientras el gobierno de México se remitió al comunicado de la policía española, en el que explica brevemente que la operación de captura, denominada Dark waters (aguas profundas o negras), evitó el asentamiento en Europa de la organización criminal mexicana, considerada por el Departamento de Estado de EU como la más poderosa del mundo, y su líder, El ChapoGuzmán, como el traficante de drogas más peligrosos e influyente del planeta.

La operación policial empezó en 2009, con seguimientos discretos a algunos de los hoy detenidos – sobre todo al primo hermano de El Chapoy al abogado simpatizante del PRI – , a quienes ya se había identificado como operadores y ejecutores del grupo criminal mexicano. La detención se llevó a cabo tras la segunda visita en dos años de los principales responsables de llevar a cabo el desembarco de la organización en Europa, a través de España.

Narcosistemas de protección

Los cuatro detenidos son el citado primo hermano de El Chapo, de 37 años; el abogado y supuesto amigo de Peña Nieto, de 52 años; Samuel Zazueta Valenzuela y Jesús Gonzalo Palazuelos Soto. Llamó la atención de la policía tanto el secretismo de sus dos últimos viajes – en marzo de 2011 y finales de julio pasado, sólo unos días después de las elecciones en México – , al establecer sistemas de autoprotección y seguridad habituales entre las organizaciones criminales. El último viaje de los detenidos se produjo días después de intentar introducir por el puerto de Algeciras un cargamento de 373 kilogramos de cocaína, que podría ser el principio de actividades de este tipo más voluminosas y numerosas.

Celaya Valenzuela tiene en su cuenta personal de Facebook numerosas fotografías con Enrique Peña Nieto, con quien aparece abrazado en varias de ellas. De hecho, según se puede ver en las imágenes, el detenido asistía con frecuencia a los actos proselitistas del PRI en la reciente campaña presidencial y entusiasta seguidor del candidato.

Tres de los detenidos se hospedaron en el lujoso hotel Palace de Madrid, adonde suelen llegar tanto los representantes del gobierno de México cuando viajan a la capital española o donde se hospedó la panista Josefina Vázquez Mota, quien también compitió recientemente por la Presidencia. El otro detenido se alojó en un hotel del Paseo de la Castellana. Todos fueron capturados en las inmediaciones y se les incautó dinero en efectivo – 5 mil 500 dólares y 3 mil euros – , además de documentos y soportes informáticos que podrían servir para conocer con más detalle los supuestos planes de El Chapo Guzmán en Europa o la proximidad del abogado detenido con Peña Nieto y el PRI.

Los presuntos narcotraficantes no opusieron resistencia; incluso, uno de ellos pidió a la policía que le regresaran la factura de unas compras realizadas en una tienda española para que, a su salida, le devolvieran los impuestos.

La investigación más importante se desarrolló los últimos dos años en Estados Unidos, cuando los agentes de la FBI iniciaron una investigación sobre los supuestos planes del cártel de Sinaloa de exportar cocaína a Europa a través de cargamentos marítimos legales. El gobierno de Estados Unidos presentará una demanda de extradición de los cuatro detenidos, mientras el gobierno de México, por medio de la embajada en Madrid, encabezada por el panista Francisco Ramírez Acuña, se remitió al comunicado de la policía española.