“Las invasiones de Irak, Afganistán y Libia, fueron solo el principio…”
Cuando la élite de estrategas del Pentágono y los planificadores de geopolítica dijeron que visualizan una interminable guerra para este siglo, pretendieron decir que lanzarían guerras en cada rincón del planeta hasta que todos los gobiernos nacionales se sometieran a su programa político global.

Los banqueros parasitarios supranacionales que gobiernan el Pentágono y los Estados Unidos quieren que al planeta en su bolsillo, y no van a dejar de hacer guerras para dominar el mundo hasta que la utilidad de los Estados Unidos a su gran proyecto histórico llegue a su fin. El imperio norteamericano es su pequeño su juguete militar, y la quiebra del imperio y la muerte es parte de su estrategia política global.

¿Cómo destruir un imperio tan grande como los Estados Unidos? Al igual que con los imperios anteriores, a través de la deuda y las guerras.

La burbuja hipotecaria inmobiliaria y la fraudulenta guerra contra el terror, los cuales drenan billones de dólares de los bolsillos de las familias y empresas, no fueron accidentes históricos, sino que fueron planeados y ejecutados desde la cúpula de las instituciones políticas, militares, financieras, académicas y medios de comunicación de Estados Unidos.

La incautación de la Casa Blanca, Wall Street, y los medios han llevado a los Estados Unidos y el mundo a una gran carrera, y no hemos llegado a la pendiente más pronunciada en el viaje todavía. Esa parte de la carrera será cuando USrael instiga a una tercera guerra mundial en el Medio Oriente y provoque un colapso económico global, mediante un innecesario ataque contra Irán, país que no representa ninguna amenaza para Israel o los EE.UU.

Irán no es Irak. Un atentado criminal contra Irán traería a Rusia y China a la ecuación.

El anterior ex secretario adjunto del Departamento de Tesorería en la Administración Reagan, y ex editor de The Wall Street Journal, Paul Craig Roberts, dijo en el programa de Alex Jones el pasado 5 de enero de 2012, que Washington no solo tiene a Siria e irán en sus miras, sino también a Rusia y China.

“tiene en sus mirillas a Siria”, dijo Roberts, “Y tiene a Irán en sus miras. Incluso China, ellos están hablando ahora de sus planes de guerra contra China. … Así que nos están preparando grandes cosas: colapso económico en casa, y más guerras en el exterior”.

Roberts dijo que las guerras de EE.UU. contra Irak y Afganistán habían sido aventuras imperialistas “aceptables” para Rusia y China, pero para Washington, hurgar una lucha más allá de esos dos países remontaría a un suicidio nacional para EE.UU, acotó Roberts.

“Creo que los chinos y los rusos no estaban muy inquietos respecto de Irak y Afganistán, ellos pudieron haber visto la cosa como dejar que los norteamericanos se metieran en un lío y una bancarrota para el presupuesto del gobierno, y así sucesivamente, pero ahora la cuestión se acerca más y más a ellos”.

El derrocamiento de Gadafi y la Guerra contra Libia estaban dirigidos contra las inversiones petroleras chinas en el este de Libia. La ofensiva contra Siria está dirigida contra la base naval rusa en ese país; y si golpean a Irán, como parece que están dispuestos a hacer con todas sus retóricas, también eso amenazaría las inversiones chinas en Irán además de que estarían muy cerca de las fronteras rusas. Por lo tanto, ahora están realmente aventurándose a un cierto encuentro nuclear con dos potencias”.

Los controladores de la mente de los norteamericanos, que manejan el diálogo político global sobre el terrorismo, y la amenaza inventada del Islam a Occidente, pretenden usar a Estados Unidos para iniciar guerras criminales y destructivas, más no ganarlas. Ganar no está en las cartas. Las “guerras” en Irak y Afganistán fueron una “broma cruel”. Un ejército extranjero no puede derrocar a una población civil que odia ser ocupada y humillada.

Patrióticos soldados estadounidenses fueron entrenados para luchar como guerreros, pero fueron enviados a desempeñar el papel de policía corrupto del mundo. ¡Qué desperdicio de hombres buenos!. Fueron enviados en una misión falsa en la que la victoria fue diseñada para ser siempre un subterfugio. Fueron enviados en una caza de gansos salvajes en todo el Oriente Medio

“Si deseas encontrar los tiranos y los viles olvídate de Bagdad y Trípoli, dirígete a Washington o Londres, pues esos países están repletos de ellos, ya que el mal gotea del cuello de Dick Chiney, de Barack Obama y Benjamin Netanyahu. La invasión de Afganistán no se trata de una represalia contra Bin Laden y al-Qaeda por haber llevado a cabo los ataques del 11 de septiembre, pues no fueron ellos los autores. La organización de al-Qaeda y Bin Laden son obra de la CIA, el Mossad y la inteligencia británico MI6.”, dijo el autor.