Gaza se muere de sed poco a poco. El 90% del agua de los acuíferos de la Franja palestina no se puede beber, según datos de OCHA, la oficina humanitaria de la ONU.

“No tenemos agua potable. Los acuíferos no se renuevan debido a que Israel impide la infiltración de agua en nuestro subsuelo, recogiéndola en el Neguev mucho antes de que llegue aquí”, afirma Omar Shatat, director de operaciones del Servicio de Aguas de los Municipios Costeros (CMWU, en sus siglas en inglés) deGaza.

Plantas de desalinización:solución congelada

Los expertos dibujan un panorama desesperado. Los datos que manejan son abrumadores. El problema que ya enfrentan las autoridades sanitarias gazatíes se verá agravado en unos pocos años si continúa elbloqueo al que Israel somete a los habitantes de Gaza.

Mantener un sistema de potabilización de agua es muy caro y resulta difícil cuando un territorio está bajo bloqueo. Esto tiene un gran impacto ecológico. Grandes cantidades de aguas residuales se vierten al mar Mediterráneo desde la costa de Gaza: la OCHA calcula que son entre 50 y 80 millones de litros cada día.

Impacto en agricultura y pesca

Los problemas de tratamiento y la escasez de agua tienen también un gran impacto en la agricultura y la pesca de la zona. “Gaza es famosa por sus fresas, pero la escasez de agua y las restricciones para exportar nuestros cultivos están teniendo un gran impacto en el sector agrario”, cuenta un agricultor.

Los pescadores no pueden internarse en el agua más de 3,5 millas a causa del bloqueo israelí: los soldados disparan a los que sobrepasan este límite. Ocho pescadores han muerto y otros 30 han resultado heridos este año por disparos de los militares israelíes. Según estipulan los Acuerdos de Oslo, esa distancia debería de ser de 20 millas.


link: http://www.youtube.com/watch?v=JEeG4jTeTi0

Como consecuencia, el 85% de las áreas pesqueras son total o parcialmente inaccesibles a los pequeños barcos que faenan enGaza, según datos del Consejo para las Relaciones Europalestinas (CEPR, en sus siglas en inglés), una ONG con base en Bruselas.

El bloqueo israelí, el desplome de la economía, la escasez de agua: problemas que se retroalimentan en este microcosmos aislado del mundo.